Acción de gracias con bondad

El comisionado Richard Molina y Linda Tovar, encargada de Relaciones Públicas y Medios de HEB, durante la entrega de una de las tantas cenas en las colonias de la ciudad de Edinburg.

Por Diana Grace Partida

McAllen.- Más de un centenar de miembros de la comunidad estarían recibiendo este miércoles, afuera del Departamento de Policía local, una de las 180 cenas que Crime Stoppers otorga para celebrar el Día de Acción de Gracias, una experiencia que lleva la finalidad de poder brindar apoyo a familias que quizás no cuenten con los recursos necesarios para costear una cena durante esta tradicional ocasión.

EDINBURG
Replicando este acto, diversas ciudades hacen lo propio, como la de Edinburg, que, en conjunto con otras organizaciones y miembros de la comunidad, rompió su meta de duplicar el número de cenas repartidas para las familias más necesitadas, logrando entregar 250 de ellas.
Cada uno de los afortunados jubilosamente recibieron su canasta que incluyó un pavo completo, relleno, pasta, puré de papa, panecillos, elote y demás complementos, suficientes para satisfacer a una familia de 10 personas.
Asimismo, los supermercados HEB se unieron a esta causa, donando un carrito de supermercado con juguetes para los más pequeños del hogar.
La familia Hernández, al igual que las 249 familias restantes, viven en colonias sin pavimentar, lo que hace casi imposible llegar a ellas; sin embargo, con todo el apoyo de los diversos departamentos de la ciudad, así como múltiples voluntarios, se logró llevar alegría a los lugares más recónditos de la ciudad.
“Edinburg Cares”, como se denomina este programa que ha crecido año con año, se une a empresas locales y a 25 escuelas del Distrito Escolar Independiente Consolidado de Edinburg, que recolectan los artículos y donan los pavos para asegurar que aquellos menos afortunados en la comunidad tengan una cena este Día de Acción de Gracias.

PHARR
Por su parte, en la Primaria Carmen Anaya se repartieron 130 pavos, proporcionados por los miembros de la familia Carmen Anaya. En tan sólo 15 minutos descargaron y distribuyeron los pavos.
“Los padres están muy agradecidos y también lo estamos con la familia Anaya y otros socios comunitarios que hacen que esto sea posible”, expresó Joe Garza, director de la escuela.
Este donativo desde su creación ha sido un gran éxito gracias a la familia Anaya, quien está activamente involucrada con la escuela.
“Somos muy afortunados de contar con miembros de la comunidad que cuidan de nuestras familias y como educadores aprovechamos esta oportunidad para enseñar a nuestros niños la alegría de dar, apreciar y servir en nuestra comunidad”, finalizó Garza.

Comparte tu opinión.