Acciones y rumores fronterizos

José Luis B Garza
José Luis B Garza

Si bien se preveía que la frontera se resintiría en forma especial los efectos del cambio de gobierno en la Unión Americana que convirtieron en presidente de los Estados Unidos a Donald Trump, nunca nos imaginamos los residentes fronterizos que habría tantas noticias alarmantes, verdades a medias y rumores que han causado desconfianza y temor entre quienes tiene necesidad o acostumbran cruzar la frontera, sea de Estados Unidos a México o viceversa.
El tema de la obsesiva idea de Trump de construir un muro en territorio estadounidense pagado por los mexicanos, que fue bandera de campaña durante el proceso electoral en pos de la presidencia estadounidense es tan sólo uno de los aspectos que han desatado una gran polémica y confrontación.
Las órdenes ejecutivas que fueron firmadas una tras otra provocaron una serie de reacciones en todos los círculos políticos y sociales, no solamente en tierras estadounidenses, sino en varios países, dando muestra de fuerte rechazo a lo que ha sido calificado como actitud racista o xenofóbica.
Pero particularmente en la frontera, ante la falta de información oficial, se empezó a especular sobre supuestas revisiones a quien cruzan o retornan a los Estados Unidos por vía terrestre. Las redes sociales se inundaron de advertencias y rumores en el sentido de que se estaban haciendo revisiones de los teléfonos celulares como parte de la rutina de inspecciones por parte del Departamento de Inmigración y Aduanas.
Asimismo, se hizo circular una advertencia sobre supuesta presión sobre los residentes permanente de los Estados Unidos para que no firmaran un documento que les podrían presentar para renunciar a su estatus migratorio.
A lo anterior se agrega la depreciación del peso dando como resultado, sin tener cifras oficiales, de una disminución de la presencia de consumidores mexicanos en nuestro caso en Texas y de la resistencia de los residentes texanos para cruzar a México ante el temor de que a su regreso fueran objeto de revisiones absurdas, después de visitar familiares o realizar compras de productos o servicios mexicanos.
El rumor, lo sabemos, se fortalece cuando no existen fuentes dignas de crédito que corroboren una información, por lo que la decisión de la Cámara de Comercio de McAllen de ser anfitriona de una reunión de cámaras de comercio binacional para este jueves, servirá para abordar temas importantes e iniciar una relación que permita analizar una serie de problemas fronterizos, entre ellos los derivados de la cotización peso dólar; las supuestas inspecciones exageradas en las aduanas estadounidenses y la mejor forma de establecer una agenda común entre una importante región ubicada entre dos países.
Pero lo mejor será dejar de manifiesto la gran dependencia que existe entre los pobladores de México y los Estados Unidos así como de sus empresas.
La respuesta ha sido contundente.
Inicialmente se proyectó hacer una reunión con algunos de los organismo afiliados a la Federación de Cámaras de Comercio de Tamaulipas y, desde luego, las del Valle de Texas, pero se han sumado a la convocatoria inicial legisladores locales y federales, funcionarios tamaulipecos de alto nivel, autoridades fronterizas y cuando menos un dirigente nacional de las cámaras de comercio mexicanas.
Si bien no se espera encontrar todas las respuestas y soluciones, sí dará lugar a una plataforma que permita despejar dudas y encontrar el mejor camino a una superación conjunta.
Por otra parte abre una nueva opción de entendimiento entre dos naciones en momentos en que se requiere opiniones centradas y debidamente documentadas.

Comparte tu opinión.