Café con el Administrador de la ciudad de Pharr

Juan N. Guerra Administrador de la ciudad de Pharr

El compromiso cívico es una parte vital de nuestra democracia americana. Esta semana, en que estamos en medio de la Votación Temprana para varias elecciones municipales y escolares, nos recuerda nuestros derechos como ciudadanos en este país, como el derecho a elegir a nuestros representantes a un cargo. Con demasiada frecuencia, como se ve en muchas elecciones locales, estatales y federales, la participación de los votantes es débilmente escasa.

Como ejemplo, en las elecciones presidenciales de 2016, las proyecciones del “Proyecto de Elecciones de Estados Unidos” mostraron que sólo el 60% de los votantes elegibles emitían sus votos. Tan sólo en el Condado de Hidalgo, hay 338,562 votantes registrados; en la elección 2016 sólo 172,990 de ellos votaron. Eso es una tasa de participación de 51.1%.

El que sólo la mitad de la población elegible de participar en el proceso electoral no lo haga es desalentador, especialmente para mí y para mis compañeros veteranos que sirvieron a nuestro país luchando para proteger nuestros derechos como ciudadanos estadounidenses. Desafortunadamente, el derecho a votar no se concede a muchos de la población mundial, y para nosotros es un privilegio participar activamente en un proceso incluyente.

El deseo de involucrarse cívicamente en nuestras comunidades es un comportamiento aprendido. Es nuestro deber como padres, como instituciones de aprendizaje y como líderes comunitarios, inculcar este sentimiento de orgullo en nuestras comunidades.

Es por eso que fue muy alentador ver recientemente que en la Escuela Pública IDEA de Pharr Academy promovieran activamente el liderazgo cívico a través de una experiencia de aprendizaje denominada ”minitrópolis». La escuela llamó a su ciudad simulada «Lionsville», y hubo una ceremonia de corte de listón celebrada para marcar la ocasión. Los estudiantes participaron en el proceso electoral, eligieron a sus propios funcionarios y pudieron participar en una representación de la sociedad, mediante la ejecución y operación de sus propios negocios. También pudieron involucrarse y contribuir a la economía local, al igual que en la vida real.

Los funcionarios de la ciudad de Pharr, incluyendo al alcalde Ambrosio Hernández y a la Corporación de Desarrollo Económico de Pharr y sus embajadores, estuvieron presentes en la ceremonia inaugural. La alcaldesa de Lionsville, Azul Villarreal, presentó al alcalde Hernández la llave de la ciudad y ambos compartieron comentarios con los ciudadanos de Lionsville. Durante el resto del evento, los estudiantes pudieron mostrar sus propios negocios, saludar a los clientes, vender artículos y organizar talleres. Esta experiencia fue una lección crítica para que los estudiantes vivieran, aprendieran y testificaran de primera mano cómo cada ciudadano, empresario y funcionario electo trabaja armónicamente en una sociedad realista.

Este evento fue un ejemplo, al exponer a los estudiantes a carreras potenciales y hacer conexiones con los roles que cada ciudadano juega al contribuir a una sociedad funcional. Estoy orgulloso de que estos jóvenes estén aprendiendo sobre el compromiso cívico desde temprana edad, y aplaudimos a la escuela, a los maestros, a los estudiantes y a los socios comerciales por participar en esta valiosa experiencia. En unos cuantos años, ellos nos van a reemplazar en nuestras carreras, y es bueno hacerlos avanzar en la dirección correcta desde el principio.

Como gerente de la ciudad de Pharr, he trabajado para alentar a nuestros empleados a tener conciencia cívica y a estar comprometidos, no sólo en sus campos o departamentos, sino para obtener una comprensión más amplia de la gestión cívica y el liderazgo a todos los niveles. La Academia del Administrador de la ciudad de Pharr hace exactamente eso. Es un programa de capacitación interno en el que los directores y subdirectores son educados en el funcionamiento de todas las obligaciones de la ciudad. Los temas de la Academia van desde la Carta de la Ciudad, Ordenanzas, Seguridad Pública, hasta los Ingresos Municipales y Récords Abiertos. Gracias a la educación y experiencia de trabajo de nuestros directores, se encuentran más capacitados para enseñar la disciplina en la que trabajan dentro de la Ciudad. Maximizamos los recursos de la Ciudad, utilizando la experiencia y la educación obtenida de trabajar para Pharr, para mejorar la mentalidad de nuestra base de liderazgo.

Al igual que Lionsville, y la Academia del Administrador de la ciudad de Pharr, sigamos siendo cívicos y comprometidos con nuestra comunidad. Usemos el privilegio que tenemos de expresar nuestro voto en nuestras comunidades. Y continuemos impartiendo nuestra sabiduría a la siguiente generación de líderes: nuestra juventud.

Comparte tu opinión.