Calorías, fuente de nutrientes sin las cuales no se podría vivir

México,  (Notimex).- Las calorías que parecen las “malas del cuento”, son la fuente de nutrientes sin las que no se podría vivir, pues pasaría como a un coche cuando se le acaba la gasolina, “dejaríamos de funcionar.

La clave para aprovecharlas de manera correcta sin que se conviertan en las enemigas a vencer, está en consumir y gastar energía de manera equilibrada, afirmó la especialista del Colegio Mexicano de Nutrición Ana María González García.

Las calorías o kilocalorías son la energía que el ser humano obtiene de los alimentos para mantenerse vivo, realizar sus actividades y estar saludable (si no abusa de ellas).

Su función básica es nutrir a los seres vivos, pero cuando hay exceso de ingesta de calorías entonces empieza la ganancia de kilogramos que puede terminar en sobrepeso y obesidad.

“Mientras nuestro cuerpo utilice para sus funciones vitales y su movimiento las calorías que consumimos, no sólo nos nutren, sino que son básicas para vivir; pero cuando este balance se rompe y gastamos menos energía de la que comemos, ésta se acumula y entonces nos engordan”, indicó.

Las calorías son una unidad de medición, igual que el metro o el kilogramo; con ella se mide la cantidad de energía que aportan los alimentos y que el cuerpo utiliza para llevar a cabo todas sus funciones, desde respirar, hasta correr o un esfuerzo mayor.

En los alimentos hay sólo tres tipos de nutrimentos que nos pueden aportar energía: las proteínas que aportan cuatro calorías por gramo, las grasas o lípidos que aportan nueve calorías por gramo y los carbohidratos que aportan cuatro calorías por gramo.

En entrevista, la nutrióloga destacó que otros componentes de los alimentos y bebidas como las vitaminas, los minerales, los edulcorantes no calóricos o la fibra no dan energía y por lo tanto no incrementan las calorías de un alimento o platillo.

Al masticar la comida y digerir los alimentos, se llevan a cabo todas las reacciones del metabolismo y se van utilizando o “quemando” las nutrimentos produciendo de esta forma la energía.

Cuando el cuerpo recibe más energía de la que necesita, éste empieza a crear una reserva en forma de grasa y ahí es donde empiezan los problemas de salud, porque puede derivar en enfermedad cardiovascular, síndrome metabólico (hipertensión, diabetes, obesidad, colesterol y triglicéridos altos), e hígado graso, entre otros, agregó.

Comparte tu opinión.