China utiliza drones para detener propagación del coronavirus

Los drones son una herramienta fundamental para acceder a zonas inhóspitas y así advertir los riesgos del coronavirus y evitar la propagación en China

Las medidas de seguridad en China cada vez son más estrictas para combatir el coronavirus; por esa razón, el gobierno ha decidido enfrentar al brote con drones equipados con cámaras infrarrojo capaces de medir la temperatura de los residentes; y altavoces, con el objetivo de identificar a las personas que no sigan las medidas de salud y advertirles del peligro que corren.

A través de un video publicado en la red social Weibo por un canal local llamado Zhejiang News, se muestra como despega un dron y comienza a escanear el suelo en busca de personas que estén infringiendo las medidas de salud.

En la escena se puede apreciar cómo advierte a una mujer de avanzada edad y al no llevar cubrebocas, el dron le llama la atención «¿Acaso no puede ver? Estoy hablando con usted, ¡Póngase cubrebocas y vaya a casa de inmediato!».

Con estas medidas de aislamiento, los drones también tienen la virtud de repartir comida y medicinas, integrados con la misma tecnología para avisar a los usuarios y si en algún momento surge otra necesidad, utilizan la aplicación WeChat (aplicación igual a WhatApp en China) para contratar algún servicio.

Para muchas personas, el uso de la tecnología en momentos de riesgo es muy útil con el fin de acceder a zonas inhóspitas, pero para otros ciudadanos las medidas de seguridad son percibidas como un método de control y un atentado contra las garantías individuales.

Los drones han sido puestos a disposición por las autoridades chinas para frenar la propagación del coronavirus. Además vigilan de cerca a las personas desde las ciudades más pobladas hasta las regiones más alejadas del país. El brote ha afectado a más de 20 mil personas en toda China y la Organización Mundial de la Salud (OMS) teme por una propagación a nivel mundial.

XAG, compañía dedicada a fabricar drones para el sector agrícola, trabaja a marchas forzadas con la finalidad de construir una flota de drones capaces de rociar desinfectante en áreas afectadas por el virus. La compañía destinó 5 millones de yuanes (715 mil dólares) para equipos de voluntarios en todo el país, incluso en Hubei, el epicentro de la enfermedad.

China ha sido uno de los países pioneros en cuanto a tecnología se refiere; el reconocimiento facial en cámaras de seguridad puestas en todas las áreas públicas tuvo el objetivo de tener un control exacto de las personas que habitan el país y, en esta ocasión, implementan drones capaces de combatir la propagación del coronavirus y supervisar cada zona sin poner en riesgo a la ciudadanía.

Comparte tu opinión.