Coronavirus: Un Mundo Raro

“Cada siglo, existe una guerra, un evento, 

una pandemia, o un acontecimiento

cuya trascendencia pone de hinojos al mundo,

obligándonos a hacer un alto en lo cotidiano

y recapacitar en nuestras limitaciones como 

raza superior en la escala biológica.  

Somos irremediablemente falibles, 

somos ignominiosamente ignorantes, 

estamos a merced de los necios 

y lo desconocido”

Por Alfredo Cuéllar

SURGE E INVADE

Surgió en China, en la ciudad de Wuhan en un mercado de mariscos, que también vende, ilegalmente, carnes de animales silvestres como serpientes krait, y cobras, que posteriormente comprobaron los detectives epidemiológicos, eran estas serpientes sólo huéspedes del virus que procedía de los murciélagos, y que, al mezclarse con las proteínas de las serpientes, y ser ingeridas o manipuladas por los seres humanos, estas cadenas virales, siempre mutando, se cuelgan de receptores de células humanas y de esa manera entran al cuerpo y detonan la enfermedad. Mientras que esta versión es la más aceptada, hay otras teorías sobre origen y transmisión.  En todo caso se acepta que hay un origen y un transmisor, antes de llegar a los seres humanos.  Este enemigo biológico se le llama de muchas maneras, pero se ha designado como COVID 19, la nueva cepa de coronavirus.

IMPACTO

El coronavirus, tiene de hinojos al mundo con repercusiones económicas, sociales, políticas, familiares, humanas, psicológicas y filosóficas.  Sólo para dar un ejemplo. Desesperado Bush Junior al final de su presidencia en el 2008, con la recesión causada por la irresponsabilidad de la banca y el manejo de los bienes raíces, se implementó una serie de medidas utilizando a la Reserva Federal y su capacidad para bajar los intereses, durante 12 meses.  Esta disminución del costo del dinero carecía de precedentes.  Pues en un fin de semana, la administración de Trump quemó todo su arsenal bajando a casi cero, los intereses de la Reserva Federal.  Esto lejos de detener las caídas récord de la bolsa de valores en Estados Unidos, sólo hace más nerviosos a inversionistas que han visto disminuidos las ganancias de sus portafolios a niveles récord.

En realidad, el mundo entero está en crisis.  Italia, el país europeo más afectado, está paralizado, España, que tardó en implementar las medidas y permitió mítines y manifestaciones, en sólo días casi alcanza a Italia.  Francia tiene contaminado a un grupo de funcionarios con el virus.  Los alemanes han cerrado fronteras.  Prácticamente no hay países limpios del virus.  Y todos los que tienen bajos índices de afectados, que no tomen medidas más drásticas es cuestión de semanas, o de días antes de que llegue el agua al cuello.

IMPACTO ECONÓMICO

A los que no son economistas, que somos la mayoría, se nos olvida que la economía es como una cadena de virus económico, es decir un eslabón contagia al otro, y sigue por toda la cadena.  Restaurantes, bares, y cafés cerrados en Nueva York, San Francisco, y otras metrópolis que ya lo hicieron o están camino de hacerlo, los hoteles sufren su peor crisis, las líneas aéreas y el turismo de cruceros están en otra de sus crisis mas grandes, invariablemente, se desocupa o se pone en receso a meseros, cocineros, asistentes, aeromozas, personal en aeropuertos, trabajadores de servicio que viven al día, y su sufrimiento empieza de inmediato.  Los cines entran a su peor crisis de su historia. Broadway y otras compañías de teatro se han cancelado.  Oficinas públicas han cerrado o disminuido a lo mínimo.  Escuelas y universidades han cerrado, o cuasi-cerrado, con las metafóricas didácticas en línea o por internet. Por tanto, se cancelan los servicios de limpieza, jardineros, y la mayoría del personal secretarial, en escuelas y universidades. Las tiendas departamentales están casi paralizadas a niveles que renta, pago de energía eléctrica, seguridad, y otros les cuesta más que lo que ganan ante la paralización económica.  Los arrendatarios de casas y departamentos pronto no pueden pagar la renta.  Al no tener ingresos de los que pagan las rentas, los dueños de las propiedades no pueden pagar las hipotecas.  Al no tener uso regular las instalaciones diversas, se detienen compras regulares, el mantenimiento y las compras de pánico originales pronto se estabilizan y todo, todo el mundo sin excepción sufre económicamente. Cada cambio de consumo impacta a la cadena económica, y todo repercute en la bolsa, y nada, ni interés cero detiene la caída económica, moviéndose a ambientes desconocidos.

CONOZCA AL CORONAVIRUS

El coronavirus puede vivir hasta 72 horas en acero inoxidable y superficies de piedra o granito, 48 horas en plástico, y 24 horas en cartón o papel.  Los dedos de los seres humanos son la mayor fuente de contaminación al tocar superficies o tocar a otra persona contaminada.  En promedio nos tocamos la cara, la nariz, nos tallamos los ojos, o labios o boca unas 10 a 20 veces por hora.  Por mas voluntad que tengamos podemos disminuir hasta la mitad de lo normal, pero es prácticamente imposible evitarlo.  

MILES YA ESTÁN CONTAMINADOS

Lo peor, y más dramático es que una persona contaminada muestra síntomas, fiebre, tos, o malestares hasta después de 5 a 15 días, mismos que es una fuente inconsciente de infección donde cientos, si no miles son infectados.  Se calcula que, de cada caso comprobado, hay fácilmente 10 no detectados, que eventualmente se identificarán como enfermos.  

IMPOSIBLE HACER SEGUIMIENTOS PARA AISLARLOS

Cuando originalmente se detecta contaminado a alguien, digamos a un pasajero de un avión viniendo de Italia, o China, se le pone en cuarentena y se detiene o advierte a los que venían en el avión con él que se prueba a ver si ya acarrean el virus, sin que muestren señales de estar contaminados.  De esos unos 25 salen infectados, y se inicia una especie de investigación urgente para saber con quienes entraron en contacto, parientes, amigos, pasajeros dependientes de tiendas donde hayan comprado algo, igual con el personal del avión, y así se trata de controlar la expansión y de romper la fuente de infección.  Pero cuando no se sabe ni quien te infectó porque por días muchos infectados se notan bien, ya es inútil perder tiempo tratando de determinar cuanta gente tocó, un infectado, o en cuantas superficies tosió, o estornudó, o simplemente tocó. 

INSUFICIENTES LOS SISTEMAS DE SALUD

En los lugares donde los brotes se hicieron endémicos, las instituciones de salud no pudieron responder a las crisis que saturaron de pronto los cuartos de emergencia, hospitales, y clínicas.  Primero, es fecha que se carece de suficientes kits o pruebas para identificar el virus.  Los que tenían las instituciones de salud, se les han acabado porque el pánico psicosocial de creer que por un estornudo o una tosecita ya tienes el virus y vas a que te confirmen que no lo tienes, si te regresan por no tener fiebre, exageras tus síntomas para que te prueben.  Esto hace que se agoten rápidamente los kits de pruebas, ya que solo uno en 100 sale positivo.  En los que salieron positivos, se les vuelve a hacer la prueba en tiempo razonable, para ver si ya se liberaron del virus, al menos dos a 3 veces más.

TRES TIPOS DE PACIENTES

Los pacientes infectados de coronavirus se dividen en tres por el tipo de atención que necesitan.  Los que necesitan identificar que lo tienen, les administran antivirales y paliativos semejantes a los de una gripa, les dan recomendaciones de no infectar a otros, se les educa sobre la limpieza y protocolos de sanidad, se habla con familiares, y amigos, se les indica que deben avisar a su trabajo, usar mascarilla, guantes de hule, y aislarse por un período de 15 a 30 días para volverse a probar la presencia o ausencia del virus, dependiendo de su edad y el funcionamiento de su sistema inmunológico. 

Los segundos son personas que necesitan hospitalización para hacer lo mismo que los anteriores, pero por su edad y lo avanzado de la infección. El virus ataca los pulmones y cada alveolo se llena de pus, y líquido, por lo que va perdiendo capacidad respiratoria, y eventualmente, sin tratamiento, muere por asfixia al avanzar el virus en todos los pulmones, sin capacidad de respirar.  

El tercer tipo de pacientes ya tienen más de la mitad de sus pulmones   contaminados, sus dificultades de respiración son tan severas que, si no se les administra oxígeno, en días mueren.  

DECIDIENDO A QUIEN SALVAR

Cuando llega estos niveles de la crisis en que no pueden darse abasto las instituciones de salud, misma situación que ya experimentó China, Italia, Irán, la está viviendo España, y pronto la tendrán en Alemania, Francia, y Estados Unidos, se tiene a la gente en hospitales, y clínicas, saturando cada asiento, cada cama, la gente parada en los pasillos, los enfermeros y personal trabajan horas extras, se agotan y se enferman, y algunos del personal mueren, lo que crea más pánico entre los servidores de salud.  El personal médico que toma decisiones tiene que dejar morir a algunos, generalmente de avanzada edad o en muy mal estado para salvar a otros, pues se carece de equipos de oxígeno que son vitales.  Muchas otras instituciones no tienen un número adecuado de máscaras, guantes, y desinfectante, porque la demanda no se previó, o, aunque se haya previsto no se pudo abastecer, por la demanda mundial. Son tantos los que le urge atención que no pueden atenderlos.  En China, en la ciudad de Wuhan, se construyeron dos hospitales en 10 días, para el segundo día de funcionamiento, ya estaban saturados.  Después de las medidas draconianas de aislar en cuarentena a Wuhan y 15 ciudades aledañas, se contuvo la epidemia, y recientemente cerraron uno de los hospitales recién construidos. 

MAYOR RIESGO 60+

El mayor riesgo es para los de más de 60 años, se supone porque el sistema inmunológico de los de la tercera edad se ha deteriorado a niveles que la infección, y la acción viral es mayor a la capacidad del cuerpo.  En realidad, no hay cura para el coronavirus, es nuestro sistema inmunológico que le gana la batalla, y la mayoría lo logra.  Los sistemas de salud solo nos educan, nos proporcionan antivirales, paliativos como sedantes, y nos dice de como no contaminar (uso de mascarillas, guantes, desinfectantes), o como reducir la contaminación, el resto es la lucha natural de nuestro cuerpo. La mortalidad es de un 3% entre los contaminados, y de 15% para los mayores cuyo sistema inmunológico pierde la batalla. Se creía que una vez infectado y recuperado, una especie de auto vacunación sucedía en tu cuerpo y ya no te contagiabas.  El 14% de los recuperados, se vuelven a contaminar, y en la segunda contaminación eres más vulnerable a que tu sistema no pueda con el virus. Es como si el virus pidiera una revancha y en esta te vence.

LO QUE ES URGENTE

Lo que se debe hacer y la clave de todo es el aislamiento social.  La gente es para el virus, como el aire para el fuego.  Si no hay gente el virus muere derrotado por nuestros sistemas inmunológicos, sin oxígeno el fuego se extingue irremediablemente.  Por eso se limitan eventos sociales, espectáculos deportivos, audiciones de artistas y conjuntos, fiestas y manifestaciones, mítines de todo tipo, ir al cine o a cualquier reunión.  El debate entre los dos candidatos demócratas que permanecen se hizo sin público.  Se recomienda no se hagan reuniones de mas de 6 u 8 personas.  Los que no se puedan poner en auto cuarentena, o cuarentana obligatoria, se sugiere mantener distancia de 6 pies, o sea unos dos metros entre personas, no saludarse, no tocarse, no besarse. Los botones de los elevadores, de aparatos, teléfonos, computadoras, manivelas de puertas, son altamente contaminantes, de ahí la razón de usar guantes de hule desechables.  Los autos son de los lugares mas seguros, siempre y cuando no haya abordado alguien contaminado. Varios sacerdotes en Los Ángeles hicieron la misa dominical en los estacionamientos de las iglesias mientras los feligreses se mantenían en sus autos.  Los servicios religiosos por TV e internet contaron a millones el domingo pasado.

¿VACUNA?

Una vacuna, después de todos los complicados procesos de probarla en animales, y después humanos está a unos 8 meses de que se haga realidad, tal vez más.  Trump, intentó convencer a Cure-Vac, una compañía alemana que se encuentra más avanzada en el complicado camino de obtener una vacuna, entre varias buscando la famosa vacuna, de que se cambiaran a Estados Unidos, ofreciendo la luna y las estrellas, pues como es el caso todo esto tiene una repercusión en el escenario político.  

EFECTOS SOCIALES Y FAMILIARES

Hay también efectos sociales, y familiares por efecto del coronavirus.  Los niños y jóvenes sin escuela necesitan horarios, aprendizaje, ejercicio, rutinas, y aprender a estar solos, o reunirse en grupos pequeños de no más de 6.  Igual necesitan aprender a asearse de manera diferente, lavarse las manos cada 20 minutos, lavárselas como si fueran cirujanos, o sea muy bien, incluyendo las uñas.  Su ropa no debe colgarse si se ha usado.  Las escuelas privadas inmediatamente han cambiado a tareas y lecciones en línea y sugieren rutinas para ayudar a los padres con los alumnos.  Las escuelas públicas usarán mas tiempo en reaccionar, por sindicatos, burocracia, y porque son aparatos lentos de tomar decisiones. 

SALUD MENTAL

La salud mental debe de tomarse en cuenta.  Los seres humanos somos gregarios por naturaleza.  No es muy conscientemente que recapacitamos que, necesitamos estar con gente, quizá sin saludarlos, tocarlos, o hablar con ellos, pero nuestra salud mental y social depende de estar cerca de gente.  Entonces debemos de aprender a cambiarnos de ropa, asearnos, alimentarnos y atendernos en aislamiento, salir al aire libre, que no ofrece peligro si no nos acercamos a otros, usar la computadora para comunicarnos, Facebook, y otras aplicaciones donde veamos la cara de los que hablamos, usar los textos, y el teléfono es la alternativa antes de ceder a la tentación de vernos cara a cara. La xenofobia, es como otro virus.  A muchos se les ha atacado simplemente por verse como chinos y falsamente acusarlos de estar contaminados.  Esto es terrible y a diferente del coronavirus se combate con educación y uso de valores.

MAYORES PROBLEMAS EN ESTADOS UNIDOS 

En los Estados Unidos se ha complicado el combate contra el coronavirus porque es una de las naciones mas descentralizadas del mundo.  Se necesita coordinación a nivel local, a nivel estatal, y a nivel federal.  Todos esperan que “alguien” en ese nivel tome las decisiones difíciles de repercusiones económicas y políticas.  De manera que solo cuando ya es demasiado tarde y sienten que no se afectarán políticamente se toman las decisiones. La política y la economía le gana a la salud en importancia. Es el caso de la mayoría de los condados en la Bahía (San Francisco) que acaban de ordenar eliminar todas las salidas no-esenciales de casa y reuniones de cualquier tipo de cualquier número.  Permiten idas al supermercado, conseguir comida, o proveer o recibir ayuda médica.  Tarde, pero estas decisiones inmediatamente reducirán, no controlarán la epidemia.  En México, independientemente de la 4a. Transformación pasa igual.  Pronto se presentará la crisis y pronto se tendrán que tomar las decisiones que ahora niegan. 

CAMBIOS EN EL MUNDO

Pero lo mas importante, es el misterio que viene y cambiará al mundo para siempre.  La ya crisis económica indudable se conecta con una mala administración de muchos gobiernos y se puede anticipar, sin mucho riesgo de error, que llevará muchos años la recuperación y confianza en los mercados.  La deuda de los Estados Unidos se vuelve peligrosamente impagable, o muy complicada de pagar. En los Estados Unidos demócratas, o republicanos recurren a endeudar a la nación. Los intereses en cero o cerca de cero hace que la gente no ahorre y no invierta.  La demanda de dinero que es barato o fácil de obtener trastoca el balance de ahorradores y gastadores. El resultado es inflación.  Recordemos que los que ahorran se benefician de los que piden prestado, por lo tanto, si el dinero prestado no cuesta o cuesta muy poco, para que ahorro, solo consumo. Y recordemos también que el gasto de unos es el sustento de otros.

El coronavirus ha hundido a las bolsas económicas y aumentará la pobreza.  Pero esta crisis, este forzado detente, nos permitirá reflexionar sobre una verdad lacerante, el mundo está dividido entre ricos infinitamente pocos, y la clase media mezclada con pobres.  La situación afectará a los ricos, pero poco, la clase media se estrujará reduciéndose a niveles de desaparición, pasándose a ser parte de los pobres. Es posible y muy probable que estos días de forzada reflexión y de apretar las economías, permita a los seres humanos de muchas naciones darse cuenta del mundo injusto en que vivimos, y al pasar la pandemia, en los procesos de recuperación tengamos una actitud mas militante y anhelosa de cambios. 

Pensar que los mega-ricos vayan a solucionar los problemas del planeta es volver a equivocarnos.  Sus preocupaciones por amasar mas fortuna y bienes dominan los modelos de su conducta. 

La educación y las órdenes religiosas están a punto de cambiar para siempre.  Estas han sido obcecadas en resistir, mientras que todo, o casi todo cambia, las misas y otros servicios religiosos siguen siendo igual, y la educación sobre todo la universitaria se parece mas a las prácticas de la edad media que al mundo tecnológico en que vivimos.  No se diga escuelas primarias y secundarias.  El coronavirus, sin proponérselo como un valor (?) agregado, nos va a mostrar que los títulos, y certificados son cosa del pasado.  Quien pueda cumplir con un trabajo, las empresas lo tomarán sin importarles sus estudios.  Si alguien llegara con una vacuna contra el coronavirus, y funciona, ¿a quién le va a importar de donde se graduó, o que título tiene? Ante la terquedad de universidades de mantenerse en su torre de marfil expidiendo certificados, o títulos, con profesores desconectados de las comunidades, las industrias creerán mas a sus propias pruebas y en sus exámenes, si algo es evidente es que las universidades viven alejadas y remotas de las organizaciones productivas.  A nadie le importa horas de clases y tiempo de estar sentado frente a un profesor, si a la hora de la verdad los egresados no saben usar computadoras y aplicaciones, o si no saben trabajar en equipos, o enfrentarse y resolver conflictos, y ni siquiera saben como comportarse en una epidemia porque nadie los enseñó.  Las instituciones nos han fallado y siguen fallando porque los rectores y directores universitarios y los directores de escuelas primarias, secundarias, y preparatorias, son mas políticos que administradores promotores del cambio. Se recompensa a los líderes educativos cuyos esfuerzos son para que todo siga igual. Directivos educativos, principalmente de educación superior, son ciegos y sordos de ver lo que pasa en el mundo: que todo es distinto y va a cambiar mas y deben transformar sus instituciones para esos mundos diferentes y “raros”.  Cambiará, de hecho, ya ha cambiado la forma de estudiar, la forma de trabajar, la forma de colaborar. vamos a un futuro descentralizado y con trabajo a control remoto, desde casa, o lugares alejados de los sitios de trabajo.

Se acabaron los trabajos como los hemos conocido hasta ahora, se trabajará por proyectos. Igualmente, se acabarán las empresas como las conocemos hoy en día.

Esta crisis es mucho mas grave de lo que la gente percibe aun, no por las muertes, sino por el cambio económico y social que va a precipitar, y mucho depende de la transformación de nuestras concepciones en estos momentos inéditos.

UN MUNDO RARO

El coronavirus nos confronta con la insoportable levedad del ser, como diría Milán Kundera, o como en su canción José Alfredo Jiménez, nos enseña a vivir en un mundo raro. Pero ese mundo será menos raro en la medida que afrontemos las responsabilidades individuales y colectivas que nos competen.  Al final de cuenta, como después de las guerras mundiales, y al final de la pandemia española, el SARS, y el MERS, la raza humana con nuestros peculiares atributos se impondrá y el mundo será…, nuestro mundo, el único que tenemos.

(Dr. Alfredo Cuéllar, Profesor universitario, y consultor internacional)

alfredocuellar@me.com

Comparte tu opinión.