Dando alimentos y alegría

“Edinburg Cares”, repartió 550 cenas para este Día de Acción de Gracias

Edinburg y otras ciudades del Valle contribuyen a un feliz Día de Acción de Gracias

Por Diana Grace Partida

Edinburg.- Ni la intensa lluvia, ni el frío detuvo a cientos de voluntarios que se reunieron la mañana del lunes para entregar los alimentos para más de 500 cenas por el Día de Acción de Gracias, a las familias más necesitadas de Edinburg.
Martín Martínez, Supervisor de Recreaciones del Departamento de Parques y Recreaciones de la ciudad, expresó con gran entusiasmo que este año lograrían llegar a muchas más familias.
“Esto comenzó hace siete años atrás, sinceramente como algo muy pequeño; empezamos regalando 10 pavos, y gracias a la generosidad de nuestros patrocinadores y miembros de la comunidad, es que este año lograremos regalar 552 pavos con despensas”, exclamó.
“Edinburg Cares Food Drive”, como se denomina este evento, es básicamente una conjunción de ayuda de toda la ciudad. Todas las escuelas nos apoyan con víveres, y cerca de 60 departamentos y agencias de la ciudad, como la policía, bomberos, constables y DPS, se unen con un mismo fin, ayudar a los que realmente lo necesitan”.
“La razón de fondo por la cual ha crecido tanto este evento es muy sencilla. Hay una gran necesidad, existe indudablemente una crisis alimentaria, de muchas familias que no tienen nada que comer y sinceramente no nos damos cuenta de la magnitud del problema, hasta que estamos aquí, viendo la situación con nuestros propios ojos”.
Linda Tovar, directora de asuntos públicos de la región fronteriza de H-E-B, uno de los patrocinadores del evento, fue una de las encargadas de visitar algunas de las familias que fueron favorecidas con una cena completa para el Día de Acción de Gracias, además de una despensa para sobrepasar la semana.
Tovar, al llegar a los hogares y ver las carencias en las que vivían, adicionalmente les obsequió una tarjeta de regalo de $50 dólares para que adquieran más alimentos si es que así lo necesitaban.
Uno de los seleccionados para recibir estas cenas fue Rodolfo Mendoza, padre de tres pequeños, quien entre lágrimas agradeció la gran muestra de generosidad.
“No tengo palabras”, expresó visiblemente emocionado.
“Por el sacrificio que hicieron ustedes en venir hasta acá, muchas gracias”, agregó, dejando rodar lagrimas por sus mejillas.
La familia Mendoza, al igual que las restantes, viven en colonias sin pavimentar, lo que hace casi imposible llegar a ellas. Sin embargo, con todo el apoyo de los diversos departamentos de la ciudad, así como de los muchos voluntarios, se logró llevar sonrisas a los lugares más oscuros y alejados de la ciudad.

Comparte tu opinión.