Depresión, principal causa de mala salud y discapacidad en el mundo: OMS

Ginebra,  (Notimex).- La depresión se ha convertido en la principal causa de mala salud y discapacidad en todo el mundo, ya que en la actualidad afecta a más de 300 millones de personas, advirtió la Organización Mundial de la Salud (OMS).

La máxima institución sanitaria internacional destacó que la depresión en el mundo creció más del 18.0 por ciento a nivel mundial entre 2005 y 2015.

La OMS atribuyó el repunte de casos a la falta de apoyo para las personas con trastornos mentales, que junto con un miedo del estigma, ha evitado que muchas de las personas afectadas tengan acceso al tratamiento que necesitan para vidas saludables y productivas.

Para hacer frente a dicha problemática, el organismo puso en marcha  la campaña global “Depresión: vamos a hablar”, con el objetivo de que más personas con depresión, en todo el mundo, busquen y obtengan ayuda especializada.

“Estas nuevas cifras son una llamada para despertar, para que todos los países replanten sus enfoques a la salud mental y la traten con la urgencia que merece”, indicó la directora general de la OMS, la doctora Margaret Chan, en el comunicado.

Uno de los primeros pasos que la Organización desea impulsar con su campaña mundial es que la depresión sea tratada sin los prejuicios y la discriminación, con los que por muchos años ha sido señalada.

“El continuo estigma enfermedad mental fue la razón por qué decidimos nombrar nuestra campaña depresión: vamos a hablar”, indicó, por su parte, Shekhar Saxena, director del Departamento de Salud Mental y Abuso de Sustancias de la OMS.

El experto destacó que para alguien que está viviendo con depresión, el hablar del tema con una persona confianza es a menudo el primer paso hacia el tratamiento y su recuperación posterior.

“En muchos países, no hay ninguna, o muy poco, ayuda disponible para personas con trastornos de salud mental. Incluso en países de altos ingresos, casi el 50.0 por ciento de las personas con depresión no recibe tratamiento”, destacó la declaración, difundida en la página Web de la OMS.

El organismo destacó que en promedio, sólo el 3.0 por ciento del presupuesto de salud de los gobiernos de todo el mundo se invierte en salud mental y que éste varía del 1.0 por ciento en países de bajos ingresos al 5.0 por ciento en naciones de altos ingresos.

El tratamiento para la depresión generalmente implica un tratamiento con terapias o medicación con antidepresivos o en algunos casos una combinación de los dos, que deber ser proporcionados por un especialista sanitario, siguiendo la guía mhGAP de la OMS.

En la actualidad, más de 90 países, de todos los niveles de ingresos, han introducido o ampliado sus programas de tratamiento para la depresión y otros trastornos mentales, usando la guía de intervención mhGAP, añadió.

La falta de tratamientos para la depresión u otros trastornos mentales comunes entre la humanidad, como ansiedad, ha provocado cada año una pérdida económica global de un trillón de dólares, para los hogares, empleadores y gobiernos.

“Los hogares pierden económicamente cuando la gente no puede trabajar. Los empleadores sufren cuando los empleados son menos productivos y no pueden trabajar. Los gobiernos tienen que pagar los gastos de salud y bienestar más altos”, destacó la declaración.

Además, la depresión puede generar otros trastornos no transmisibles y enfermedades, ya que aumenta el riesgo de trastornos de uso de sustancias y casos de diabetes y males cardíacas, entre otros.

“La depresión es también un importante factor de riesgo para el suicidio, que acaba con cientos de miles de vidas cada año”, recordó Saxena, tras señalar que es urgente que el mundo tenga “una mejor comprensión de la depresión” .

La depresión es una enfermedad mental común caracterizada por tristeza persistente y una pérdida de interés en actividades que normalmente disfruta la gente, que suele ir acompañada por la incapacidad para llevar a cabo las actividades diarias, durante 14 días o más.

Además, las personas con depresión tienen normalmente varios o algunos de los siguientes síntomas: la pérdida de energía; cambios en el apetito, duermen más o menos, presentan ansiedad, disminuye su concentración, son indecisos o inquietos, muestran sentimientos de inutilidad, culpa o desesperanza y pueden tener pensamientos de autocastigo o incluso de suicidio.

Comparte tu opinión.