Edith González, la niña que supo que quería dedicarse a la actuación

(Notimex-Archivo).- La actriz mexicana Edith González, quien destacó por sus actuaciones en las telenovelas Corazón salvaje, Salomé y Doña Bárbara, falleció la madrugada de este jueves a los 54 años, tras perder la lucha contra el cáncer. NOTIMEX/FOTO/ARCHIVO/COR/ACE/

* El productor Juan Osorio recuerda que juntos crearon el perfil de Salomé

México, (Notimex).- De niña, Edith González se fijó como objetivo convertirse en una actriz protagónica que la gente y el pueblo quisiera mucho, y lo logró con su talento y profesionalismo, sostuvo con tristeza el productor mexicano Juan Osorio.

En entrevista con Notimex por la muerte de la artista regiomontana, Osorio mencionó que por azares de la vida tuvo la fortuna de conocer a Edith cuando ella tenía 12 años y picaba piedra en Televicentro.

“Éramos unos escuincles que compartíamos sueños. Los dos soñábamos en convertirnos en actores – ella sí lo consiguió- pero lo más maravilloso fue que desde entonces nuestra amistad siempre fue entrañable”, mencionó el productor que años más tarde la invitó a protagonizar la telenovela Salomé.

Respecto a esta producción que estelarizó González, Osorio indicó que fue fruto de la puesta en escena Aventurera, en la que logró compaginar la inocencia con la sensualidad de una mujer, a través de su personaje de “Elena Tejero”.

“Salomé nace de Aventurera, porque su gran trabajo escénico nos motivó a hacer a este otro personaje en la pantalla chica. Ambos lo planeamos, trabajamos juntos y logramos conquistar a los espectadores. Incluso, en Alemania la novela tuvo un gran impacto y mandaron llamar a Edith para hablar de este gran personaje”, recordó.

En esta novela, Edith interpretó a una bailarina que con su belleza, sensualidad y honestidad cautivó a un hombre de clase alta, con quien tras vivir algunos infortunios logra hasta consolidar su amor.

A decir del productor, la última vez que la vio fue en su casa y planeaban hacer otro proyecto juntos. “Yo quería que regresara a las novelas con un proyecto a su altura; nos daba mucha ilusión”, apuntó.

Su regreso a la pantalla chica

“Lo que queríamos era crear un personaje donde destacara el poder femenino y la libertad de las mujeres. Ella estaba buscando una historia vanguardista con un personaje muy fuerte, y yo le prometí que yo terminaba esta serie (El corazón no se equivoca) y nos íbamos a enfocar a buscar una serie de pocos capítulos pero con esa propuesta que queríamos”, informó.

El productor señaló que ella estaba muy ilusionada, aunque el cáncer estaba latente. “Hicimos un pacto y en este momento quiero guardar su memoria sobre todo lo que platicábamos en torno a su enfermedad”, anotó.

No obstante, declaró que “siempre la vi fuerte, nunca débil, y su motor era su hija y su marido, por eso siempre hablaba de estar bien y salir del cuadro”.

Su infancia

El pasillo de Televicentro, recordó Osorio, era muy especial porque tú entrabas y estaban todos los grandes. “Había unas banquitas de madera donde nos sentábamos a platicar y ella tenía muy bien definido que quería ser una primera actriz.

“Un día estaba bajando del segundo piso Maricruz Olivier y Ofelia Medina, me acuerdo perfectamente, y me dijo: Mira Juan, yo voy a ser una protagonista que la gente y el pueblo va a querer mucho. Esa meta la tenía bien clara y me da gusto saber que lo consiguió”, añadió.

De personalidad dulce, Edith González era llamada por aquel entonces como la niña de cabellos de oro, y siempre portaba un vestido debajo de la rodilla, calcetas altas y zapatitos muy bien cuidados.

“En Salomé recordamos mucho esa época y hoy la recuerdo como una gran profesional. Nunca la vi llegar tarde o faltarle al respeto a la carrera, ella siempre fue muy disciplinada y trabajaba muchísimo los personajes”, concluyó Osorio.

Comparte tu opinión.