El gran reto del presidente electo de Colombia es reconciliar al país

Bogotá (Notimex).- El principal reto del presidente electo de Colombia, Iván Duque, para el periodo 2018-2022, es trabajar por la unidad de una sociedad que demostró en los resultados de las elecciones de la segunda vuelta electoral de este domingo que se encuentra polarizada.

Duque se convirtió en el presidente más joven en toda la historia republicana de Colombia, al ganar las elecciones en segunda vuelta de este domingo con 53.9 por ciento de votos, contra el 41.8 por ciento de Gustavo Petro, del movimiento Colombia Humana, una alianza de sectores de izquierda.

En los comicios de este domingo estuvieron en disputa un modelo neoliberal con Duque, quien representó una alianza de los sectores de derecha, y otro socialdemócrata encabezado por Petro, primer dirigente de izquierda que disputó por primera vez la presidencia de Colombia, con ocho millones de votos, considerada la más alta en la historia política de este país de casi 50 millones de personas.

Los Acuerdos de Paz que firmaron el actual gobierno de Juan Manuel Santos con las ex-guerrillas de las FARC, en noviembre de 2016, fue el tema que más polarizó el debate electoral en las elecciones primarias del 27 de mayo como en la segunda vuelta de este domingo 17 de junio.

Duque planteó desde el inicio de su campaña que revisará puntos sustanciales de este pacto de paz, mientras que Petro se comprometió a defender el Acuerdo de Paz firmado con las FARC, que se convirtieron en partido político después de 53 años de guerra contra el Estado colombiano.

Estas dos posiciones políticas quedaron reflejados en las urnas con 10.3 millones de colombianos que apoyaron a Duque y los ocho millones que votaron por el candidato de la Colombia Humana y fue además tema que trataron los dos dirigentes políticos en sus sendos discursos al finalizar la contienda electoral.

La implementación de los Acuerdos de Paz, es la gran preocupación de los sectores perdedores en la contienda electoral, y esperan que el presidente electo de los colombianos se comprometa con la implementación y evitar un regreso a la violencia política.

El jefe máximo del ahora partido Frente Alternativo Revolucionario del Común (FARC), Rodrigo Londoño, más conocido como Timochenko, aseguró en su cuenta de Twitter que Colombia vivió este domingo “las elecciones más tranquilas de las últimas décadas, el proceso de paz da frutos”.

“Es momento de la grandeza y la reconciliación, respetamos la decisión de las mayorías y felicitamos al nuevo presidente. Ahora a trabajar, los caminos de la esperanza están abiertos”, fue el mensaje de Londoño, quien reiteró que el Acuerdo de Paz está blindado jurídica y constitucionalmente, pero además tiene un amplio respaldo de la comunidad internacional.

Para las FARC ”en esta segunda vuelta, por primera vez en nuestra historia, se hayan enfrentado dos opciones diametralmente opuestas; lo que indica que, como producto del descontento de millones de colombianos con el sistema económico y social vigente, comienza a surgir una alternativa política, distinta a las que tradicionalmente han gobernado el país. La opción de los millones de excluidos y postergados.”

Este proceso electoral es “sin lugar a dudas, un paso adelante en la conciencia de un número muy importante de colombianos que, con su participación electoral, asumen posición por el cambio y transformación social”, apuntó las FARC en una declaración difundida en las últimas horas.

FARC expresó “su disposición a reunirse con el presidente electo, para exponer sus puntos de vista sobre la implementación del Acuerdo de Paz”, que firmó con el presidente Santos y que puso fin una guerra de 53 años que dejó más de ocho millones de víctimas y cerca de 300 mil muertos.

La ex-guerrilla de las FARC, planteó que el presidente electo y los sectores que lo apoyaron “no pueden llamarse a engaños, frente a la responsabilidad que pesa sobre sus hombros en este momento histórico”.

“Interpretar el resultado, como una patente para desconocer lo andado en materia de paz y burlar los compromisos adquiridos por el Estado frente a la sociedad colombiana y la comunidad internacional, lo único que logrará será llevar a la nación a un nuevo ciclo de múltiples violencias, algo que las generaciones presentes y futuras jamás perdonarían”, advirtieron los dirigentes de FARC.

Es necesario, enfatizaron, “que se imponga la sensatez; lo que el país demanda es una paz integral, que nos conduzca a la esperada reconciliación, basada en el bienestar social, la verdad, la justicia, la reparación integral a las víctimas del conflicto y la garantía de no repetición. Burlar ese propósito no puede ser plan de gobierno”.

Por su parte, el diario El Tiempo señaló en un editorial que el triunfo de Duque fue “robusto” y le da una gran legitimidad a su gobierno que se inicia el próximo 7 de agosto, pero a la vez tiene el gran reto de saber “interpretar no sólo las emociones, sino además las realidades que permitieron que el respaldo al candidato Gustavo Petro también fuera histórico”.

Los ocho millones de votos que alcanzó Petro fueron producto del sentimiento de “cansancio e indignación que ha crecido entre los colombianos a la par con las revelaciones de los casos de corrupción que han estremecido a la opinión. Necio sería negar, asimismo, que las profundas transformaciones que ha experimentado el país en las últimas décadas cada vez se reflejan más en el ámbito político”.

Temas que deben ser abordados con prioridad por el nuevo gobierno son la “inclusión social, el respeto por los derechos de las minorías, el debido cuidado del ambiente de cara a la realidad del cambio climático, novedosos lenguajes y un deseo legítimo de dejar atrás lastres que, como la mencionada corrupción, así como el clientelismo, tanto le han pesado al país”.

Ante este clamor de diferentes y amplios sectores de la sociedad colombiana, el presidente electo en su discurso en la noche del domingo, envió mensajes de optimismo como éstos: “Voy a entregar todas mis energías por unir a nuestro país, no más divisiones. Pasar la página de la fractura que nos quiso dividir”.

“Un gobierno no es sólo exitoso por su presidente sino porque logra unir a un país (…) Somos una Colombia más allá de nuestras diferencias (…) tenemos que concentrarnos en las cosas que nos unen y no en las que nos dividen”, señaló.

Duque agregó, “queremos una justicia sensible al ciudadano, con una respuesta efectiva para los ciudadanos. No vamos a llegar a fracturar la justicia (…) La paz que añoramos tendrá correcciones. La paz que añoramos tendrá que llevarnos a un sano debate de ideas”.

“No vamos a hacer trizas los acuerdos pero hay que garantizar la seguridad para todos los colombianos (…) El anhelo de pasar para siempre la página de la vieja política y de las componendas”.

Comparte tu opinión.