Emotiva despedida de Monseñor Louis Brum

Gracias por su presencia y por sus oraciones. Que Dios siempre los bendiga abundantemente a todos ustedes y sus familias, expresó el sacerdote Louis Brum.

McAllen.- Con un admirable e incansable deseo de compartir la enseñanza de Jesucristo, siendo instrumento de fortaleza para el crecimiento de la vida espiritual de muchos, Monseñor Louis Brum se despidió de la Parroquia Holy Spirit, donde ejerció su ministerio a lo largo de 15 años, además de celebrar 45 años de Sacerdocio.

Fue una misa especial, diferente. La emoción estuvo presente desde el principio y hasta el último minuto.

Sin duda alguna, con su sabiduría, humildad, paciencia, con su capacidad para tener siempre el oído atento y la palabra justa para cada fiel que se acercaba, el padre Louis Brum supo ganarse un espacio especial en la comunidad.

Posteriormente se llevó a cabo una cena de celebración en la Parroquia Holy Spirit, en honor del 45 aniversario de sacerdocio de Monseñor Louis Brum, donde estuvo acompañado por representantes de la Diócesis de Brownsville, encabezados por el Obispo Daniel Flores, miembros del Consejo Pastoral de la Iglesia Holy Spirit y de la comunidad, quienes compartieron con el homenajeado emotivos momentos.

El obispo de la Diócesis de Brownsville, Daniel Flores destacó la trayectoria del Padre Brum durante la especial celebración.

El Reverendísimo Obispo de la Diócesis de Brownsville, Daniel Flores, tuvo sentidas palabras para referirse a la trayectoria de Monseñor Louis Brum. «Gracias por tu humildad y por estar siempre cuando te necesitamos, por tu cercanía y porque siempre nos has enseñado que el centro de la vida del cristiano es Cristo, y que a El debe ser nuestra alabanza. Por eso queremos dar las gracias a la Trinidad Santa por habernos regalado estos 45 años de tu vida en el servicio al Señor a través de esta comunidad. Gracias al Padre por haberte escogido para el sacerdocio. Al Hijo por guiarte en tu vida pastoral y al Espíritu Santo por haberte colmado de dones que has derramado en nuestra comunidad y que deseamos se multipliquen por donde quieras que vayas», dijo Flores.

El momento más emotivo fueron las palabras finales de despedida del mismo Brum, quien no se olvidó de nadie, agradeció a toda la comunidad, a todo lo aprendido y el afecto recibido a lo largo de estos 15 años por la comunidad de Holy Spirit y se refirió también a su voto de fidelidad y obediencia hecho oportunamente al ser ordenado sacerdote hace 45 años atrás. «En gratitud a Dios por los 45 años de mi Sacerdocio y por el privilegio de ejercer mi Ministerio en esta maravillosa familia parroquial. Gracias por su presencia y por sus oraciones. Que Dios siempre los bendiga abundantemente a todos ustedes y sus familias». Sus palabras fueron seguidas por aplausos que parecieron interminables y conmovedores.

Comparte tu opinión.