Estudio advierte de un aumento desmesurado de la obesidad

Londres, (Notimex).- Los índices de obesidad en todo el mundo seguirán aumentando y en 2025, el 18 por ciento de los hombres y el 21 por ciento de las mujeres en todo el mundo padecerán ese estado patológico, reveló la revista médica The Lancet.
La investigación advirtió de una inminente crisis de «obesidad severa» provocada por el alto contenido de grasa, las dietas de alto contenido de azúcar que causa presión arterial y el colesterol se eleven.
El estudio incluye a los individuos de casi 200 países y revela un aumento en el número de personas obesas desde 105 millones en 1975 a 641 millones en 2014, por lo que urge una acción rápida para evitar «una epidemia de obesidad severa».
La obesidad mórbida, donde el peso de una persona interfiere con las funciones físicas básicas como la respiración y caminar, ahora afecta a alrededor del uno por ciento de los hombres y dos por ciento de las mujeres.
En total, 55 millones de adultos son obesos mórbidos. Más de uno de cada 10 hombres y una de cada siete mujeres entran en esta clasificación.
También se reveló que el mundo cuenta con más sobrepeso que las personas con peso normal o bajo, según un análisis de las tendencias mundiales en el índice de masa corporal (IMC).
«Durante los últimos 40 años, hemos pasado de un mundo en el que la prevalencia del peso bajo fue más del doble que el de la obesidad, a aquella en la que hay más gente obesa que esa media anterior», señaló el profesor Majid Ezzati.
Ezzati, autor principal del estudio, que labora en la Escuela de Salud Pública de la Colegio Imperial de Londres, sostuvo «el número de personas en todo el mundo cuyo peso supone una seria amenaza para su salud es mayor que nunca antes».
Casi una quinta parte de los adultos obesos en el mundo viven en seis países de altos ingresos: Australia, Canadá, Irlanda, Nueva Zelanda, Gran Bretaña y Estados Unidos.
La obesidad es una enfermedad crónica de origen multifactorial prevenible, la cual se caracteriza por acumulación excesiva de grasa o hipertrofia general del tejido adiposo en el cuerpo hasta un punto en que pone en riesgo la salud o la vida.
La investigación también predijo que la probabilidad de reducir los niveles de obesidad mundial en 2025 a los mismos que había en 2010, como lo pretende la Organización Mundial de la Salud, está «cercana a cero».
«Esperamos que estos resultados crean un imperativo de trasladar la responsabilidad del individuo a los gobiernos y para desarrollar e implementar políticas para tratar la obesidad», puntualizó Ezzati.

Comparte tu opinión.