Factor hereditario, una posible causa para trastorno bipolar: especialista

México, (Notimex).- Al igual que las llamadas enfermedades crónicas degenerativas, los trastornos psiquiátricos tienen un alto riesgo de heredarse, afirmó el especialista Alfredo García, director de Psiquiatría Comunitaria del Hospital Psquiátrico Fray Bernardino Álvarez.

Los síntomas de este trastorno dependen de la etapa en la que se encuentra el paciente. “Están muy contentos, hablan mucho, sus pensamientos son muy acelerados porque le vienen muchas ideas a la cabeza, pero no puede concretar ninguna, duermen muy poco, no comen, tienden andar irritables, gastan en exceso, tienen conductas de riesgo, suelen consumir sustancias, promiscuidad sexual”, detalló.

En fase depresiva “están sumamente tristes, lloran con facilidad pierde el interés en todas las cosas inclusive lo que le gusta, generalmente tiene alteraciones en el apetito, tiene sueño deja de funcionar en sus actividades, porque las abandona y el riesgo aquí es que pueden aparecer ideas de muerte, inclusive el suicidio”, explicó el experto.

Es más probable que el paciente con depresión se dé cuenta de su problema y busque ayuda por sí mismo, mientras que el que se encuentra en la fase de la manía suele desconectarse de la realidad sin tomar conciencia de lo que hace, pero los que lo rodean sí se percatan del riesgo que corre y de su condición.

Destacó que es importante que el diagnóstico lo realice un médico psiquiatra para tener la certeza que se trata de ese trastorno y no se confunda, ya que en algunas situaciones los síntomas son parecidos al Trastorno por déficit de atención con hiperactividad (TDAH) o por Trastorno de límite de personalidad.

“En la cuestión maníaca principalmente en niños y adolescentes, en el Trastorno por Déficit de Atención e Hiperactividad, son impulsivos, no miden el riesgo y quizá se puede confundir con el trastorno límite de la personalidad”, mencionó el especialista adscrito a ese nosocomio.

Como en todas las enfermedades lo primero que se debe hacer es aceptar que se necesita ayuda; posteriormente el psiquiatra o psicólogo debe trabajar en ellos y la familia en algo que se llama conciencia de enfermedad.

García señaló que el tratamiento para ese tipo de trastornos es médico-psiquiátrico con una serie de medicamentos para el paciente, una vez que está claro el diagnóstico para controlar esta situación y a quitar los síntomas de la manía y la depresión que son antipsicóticos y antidepresivos.

“Si el paciente llega a requerir tranquilizantes también se le pueden incluir, si cumplen adecuadamente el tratamiento se pueden bajar las dosis e inclusive podría no necesitarlos por alguna temporada, lo que no puede dejar son las terapias, pues el trastorno no desaparece”, puntualizó.

Comparte tu opinión.