Futuro incierto de la niñez en el Valle

La educación, tema prioritario

Por Diana Partida

(Primera de dos partes)

McAllen.- Todos deseamos un brillante futuro para nuestros niños y queremos que el Valle del Río Grande se los ofrezca. Sin embargo, estudios recientes del Centro de Prioridades de Políticas Públicas (CPPP) han demostrado que las disparidades y las políticas actuales puedan dictar lo contrario.

Conforme la economía de la región y la población crecen, el futuro depende de la educación, salud y seguridad económica de todos los niños, sin importar vivienda, salario, situación de inmigración, raza y origen étnico.

Existen muchos indicadores que afirman que los niños del Valle tienen un futuro incierto, ya que no se está invirtiendo en el futuro de ellos.

El Valle del Río Grande ocupa un lugar único en la historia de Texas, pero al igual que en muchas regiones del estado, una historia de políticas discriminatorias locales contribuyeron al desarrollo de colonias y escuelas para niños de orígenes diferentes. A los mexicano-americanos en el Valle del Río Grande se les ha negado igualdad de acceso a las oportunidades durante varias generaciones debido a la discriminación y segregación en escuelas, colonias, lugares de trabajo, etc.

FACTORES DE RIESGO

EDUCACION

No había escuelas secundarias o preparatorias para niños hispanos en el Valle del Río Grande hasta finales de 1920, y los niños hispanos continuaban asistiendo a escuelas segregadas y de bajos recursos en los años setentas.

En la actualidad, la mayoría de los niños asisten a escuelas que les quedan cerca de sus casas, los patrones de segregación residencial y la concentración de la pobreza también se reflejan en la estructura racial, étnica y económica de las escuelas y los distritos.

Los estudios muestran que, en general, los estudiantes en escuelas de alta pobreza (en donde más del 75 por ciento de los estudiantes califican para recibir comidas gratis o a un menor precio) tienen menos acceso a buenos maestros en comparación con los estudiantes en escuelas de bajo índice de pobreza. Las escuelas de alto nivel de pobreza también atienden a más estudiantes que tienen más probabilidades de enfrentar retos fuera de la escuela.

FINANCIAMIENTO ESCOLAR

El sistema de ayuda escolar de Texas no financia apropiadamente la educación pública. La mayoría de los fondos escolares proviene de los impuestos prediales locales que se generan con base al valor de la propiedad en los distritos escolares. Eso quiere decir que los distritos escolares con mayor plusvalía pueden generar más dinero de impuestos que otros con menor valor. El contar con más recursos significa una mejor remuneración, desarrollo y apoyo a maestros, personal y mejor acceso a material y equipo,  como por ejemplo: libros, laboratorios de ciencia, arte, música y tecnología.

En base a lo anterior, estudios demuestran que el aumento de las inversiones en los distritos de bajos ingresos darían resultados a corto plazo mejores puntuaciones en las evaluaciones académicas, lo que como consecuencia trae beneficios como el terminar la preparatoria o aspirar a un título universitario.

POBREZA

Las políticas y prácticas que moldearon al Valle del Río Grande aún tienen un impacto profundo en el presente. Los obstáculos con respecto a vivienda, empleo y educación contribuyen de gran manera a que muchos niños vivan en la pobreza y experimenten desigualdades preocupantes.

Hoy en día, aproximadamente la mitad de la población hispana infantil en el Valle del Río Grande vive en la pobreza, en comparación con el 38 por ciento de niños hispanos a nivel estatal.

Los estudios muestran que el vivir en áreas de alta pobreza tiene un efecto no solamente en los niños de familias de bajos ingresos, sino también en todos los niños que viven en el área, incluyendo a los niños que no viven en la pobreza. El Valle del Río Grande tiene dos de las 10 áreas metropolitanas más pobres del país, McAllen-Edinburg-Mission y Brownsville-Harlingen.

Comparte tu opinión.