HERMANADOS

Para La Red Hispana

Dos años antes de ser asesinado en Memphis, Tennessee, el 4 de abril de 1968, el líder afroamericano de la lucha por los derechos civiles, el reverendo Martin Luther King envió un telegrama al defensor de los derechos de los trabajadores agrícolas, el mexicano americano César Chávez.

“Como hermanos en la lucha por igualdad, extiendo mi mano de camaradería y buena voluntad… Nuestras luchas separadas son en realidad una: una lucha por la libertad, la dignidad y la humanidad… Estamos juntos con ustedes en espíritu y en la determinación de que se materializarán nuestros sueños de un mejor mañana”.

King escribió el mensaje conmovido por la marcha de Chávez desde Delano, California, hasta Sacramento para visibilizar las demandas de los trabajadores agrícolas mexicanos y filipinos.  Durante esa época, el reverendo afroamericano preparaba la Marcha de los Pobres hacia Washington en coordinación con la Conferencia del Liderazgo Cristiano del Sur (SCLC).

El nombre del movimiento de King reflejaba una realidad inescapable: la pobreza no tiene color, es multirracial y multiétnica, aunque causa heridas desproporcionales en las minorías.

Esta semana, cincuenta y cuatro años después de ese telegrama, un grupo de jóvenes latinos marchó frente al edificio municipal de El Paso, Texas, para exigir justicia por el asesinato de George Floyd, pero también por la muerte del hispano con padecimientos mentales Erik Salas Sánchez, muerto a manos de la policía en su casa en 2015. Su mensaje era claro: “Justicia para George, Justicia para Erik, Justicia para Todos”.

Diez años después de la muerte de Martin Luther King, inspirado por el espíritu pacifista del líder afroamericano, César Chávez aseguró que pocos han experimentado la satisfacción que produce dedicar una vida a la lucha por la justicia por medios no violentos. “MLK fue uno de sus servidores únicos y aprendimos de él muchas lecciones que nos han guiado”, escribió.

La relación solidaria entre Chávez y King ha quedado documentada en una vitrina del Museo Nacional de Historia y Cultura Afroamericana de la capital estadounidense. A poca distancia del museo, sobre la Calle 16 de Washington DC que conduce a la Casa Blanca, luce un mural gigantesco sobre el asfalto con la leyenda en letras amarillas “Black Lives Matter”.

No hay duda que los sueños igualitarios de King y de Chávez han registrado un avance tortuosamente lento. Es verdad que Estados Unidos eligió y reeligió a su primer presidente afroamericano y que las protestas por la muerte de George Floyd son abrumadoramente blancas.

Pero el desigual impacto de la pandemia del COVID-19 y sus secuelas sanitarias y económicas entre afroamericanos y latinos, y la desproporcional cantidad de ambas minorías que son víctimas del uso excesivo de la fuerza y del encarcelamiento, confirman que nos unen desafíos serios.

Eso exige reformas legales inclusivas, urgentes y de fondo. Pero no es suficiente. Se requiere de un cambio cultural sobre sensibilidad racial que empieza en cada hogar, en cada salón escolar y en la industria del entretenimiento.

 MLK compartió la idea de que el arco del universo moral es enorme pero siempre se inclina hacia la justicia.

Es verdad. Sólo que en ocasiones hay que darle una ayuda porque esa inclinación ha sido lenta y atropellada. Por fortuna tenemos el legado de King y Chávez para mostrarnos el camino para reclamar justicia y dignidad: de manera firme y apasionada pero pacífica.

Comparte tu opinión.