Histórico partido en Moscú

• México se impuso al campeón del mundo

• Los mexicanos del Valle compartieron la euforia

Por Alejandro Gallo

Se gastó demasiada tinta redactando las muchas posibilidades en las que Alemania podría ganarle a México; se dijo incluso que, en el mejor de los casos, México sólo podía aspirar a un empate, y eso solamente si los teutones cometían algún error. Pero el día llegó y México estaba más unido que nunca. Miles de mexicanos apoyaban al combinado mexicano desde las gradas entonando el himno con el corazón y a todo pulmón, suceso que hizo que Javier el ‘Chicharito’ Hernández llegara a las lágrimas al ver cómo sus paisanos alimentaban a su selección.

El partido comenzó con emociones desde muy temprano; El “Chucky” Lozano, tan sólo al minuto uno, disparó luego de quitarse a un defensor alemán, pero el guardameta Manuel Neuer le dijo que no, mandando el balón al córner. Alemania pudo abrir el marcador minutos más tarde, con un contragolpe casi letal, pero México tuvo suerte ya que el disparo se fue desviado. México jugaba como nunca, y para sorpresa de muchos, esta vez no “perdería como siempre”.

El tri dominaba ampliamente el partido. Fue hasta el minuto 35 cuando México aprovechó tomar mal parado al combinado alemán en una jugada perfectamente elaborada de Javier el “Chicharito” Hernández, quien tomó el balón en medio campo y metros antes del área grande, asistió de manera perfecta a Hirving Lozano. El “Chucky” recibió el balón controlando con la zurda, para luego hacer un monumental recorte sobre el defensor y disparar al arco y mandarla al fondo de la red. Nada pudo hacer Manuel Neuer. El estadio estalló de júbilo, 125 millones de mexicanos gritaron el gol. Minutos más tarde Alemania pudo empatar con un potente disparo de tiro libre de Toni Kroos, pero llegó la figura de Paco Memo Ochoa para sacarla literalmente del ángulo de la portería. En el segundo tiempo México pudo ampliar el resultado en varias ocasiones, pero por fallas de los delanteros, no lo consiguió. Casi todo el segundo tiempo México se dedicó a defender, con una sólida defensa conformada por Salcedo, Moreno, Ayala, y Gallardo.  Llegó el final del histórico encuentro, y México se lleva los tres puntos, y una satisfacción enorme de haberle ganado al campeón del mundo.

Este triunfo mexicano atravesó fronteras; el mundo reconoció el esfuerzo de la Selección. Localmente esta victoria fue más que celebrada por la comunidad del Valle de Texas. La gran mayoría de la población proviene de México, por eso, en las calles se pudieron observar a cientos de aficionados con banderas y camisetas de la selección mexicana coreando el “Cielito Lindo”. Todo esto debido al gran cariño que tiene la comunidad mexicana de todo el Valle por su Selección.

Comparte tu opinión.