Incrementa la vigilancia por “Labor Day”

Al centro, el Fiscal del Condado, Ricardo Rodríguez, muestra la foto de una de las víctimas por conducir bajo los efectos del alcohol, el joven Herman Hernandez, Jr. (Q.E.P.D); lo acompañan al fondo los jefes de policía de los diversos Departamentos de Policía del Valle.

Por Diana Grace Partida

Edinburg.- El Departamento de Seguridad Pública de Texas (DPS) aumentará su patrullaje a partir del 31 de agosto hasta el siete de septiembre, fin de semana que incluye el festivo por el Día del Trabajo. Esto fue anunciado en una rueda de prensa realizada por las agencias del orden, y los diversos departamentos de seguridad del Condado.

Durante este período, los oficiales del DPS estarán al pendiente de hacer cumplir la ley en todo el estado, pero estarán en alerta máxima para atrapar a los conductores que manejen en estado de ebriedad.

Regularmente el patrullaje se intensifica durante el fin de las vacaciones y los días previos a los feriados, ya que es el momento en que más accidentes relacionados con el alcohol se cometen.

«Cualquiera que se niegue a proporcionar una muestra de aliento está sujeto a análisis de sangre en la escena, una instalación médica o la instalación de la cárcel más cercana», expresó Ricardo Rodríguez, Fiscal del Condado.

«Sin excepciones, queremos que el público esté consciente de que sus posibilidades de ser arrestados y condenados aumentarán durante estos días «.

Rodríguez explicó que las personas tienen derecho a viajar de manera segura y libre de conductores peligrosos, por lo que la prevención de los accidentes de conductores ebrios es una prioridad.

«Nuestro objetivo es prevenir las lesiones y las muertes relacionadas con la conducción en estado de ebriedad, por lo que nos esforzamos por educar al público sobre los peligros de beber y conducir», finalizó Rodríguez.

Además de los conductores ebrios, los oficiales también estarán a la caza de los que no están cumpliendo con los límites de velocidad designados, los que se distraen al volante y los que no llevan el cinturón de seguridad. El objetivo es garantizar la seguridad de los conductores y pasajeros por igual.

Entre los presentes, se encontraban el Fiscal, Ricardo Rodríguez Jr.; el Sheriff del Condado JE «Eddie» Guerra, los jefes de policía de Alamo, Alton, Donna, Edcouch, Edinburg, Elsa, Hidalgo, La Joya, La Villa, McAllen, Mercedes, Palmhurst, Palmview, Peñitas, Progresso, San Juan, Sullivan, Weslaco, y UTRGV además del representante del DPS,  y el Capitán Arturo De La Garza, entre otros.

Los oficiales del DPS, exhortan a los conductores a llamar a un taxi o designar un conductor antes de salir a tomar.

En el estado de Texas, el conducir en estado de ebriedad (DWI), lo podría enfrentar a una multa y hasta 180 días en la cárcel.

Comparte tu opinión.