La OMS actualiza protocolo sobre el uso general de cubrebocas

• La pandemia de Covid-19 ya afecta a 6.51 millones de personas alrededor de todo el mundo

• Según la organización, las mascarillas de tela deben ser usadas por el público en general para evitar la propagación del virus y un segundo brote de Covid-19

Bajo el panorama de la pandemia de Covid-19 que ya afecta a 6.51 millones de personas alrededor de todo el mundo, la Organización Mundial de la Salud (OMS) publicó el 6 de junio una actualización sobre el protocolo del uso general de cubrebocas. Dicha organización recomienda que, en lugares con transmisión generalizada de coronavirus como el transporte público, tiendas o espacios con aglomeraciones es necesario utilizar mascarillas o cubrebocas de tela.

Asimismo, la organización recomendó a los gobiernos el uso general de mascarillas aun cuando las medidas de distanciamiento social y confinamiento se relajen, en función de proteger a la población de situaciones de riesgo donde no se puede aplicar la sana distancia.

Hasta el 6 de abril, la OMS sólo recomendaba el uso de cubrebocas a la gente que atendía personas contagiadas, o a quienes padecían de tos o estornudos, además del personal médico y sanitario. No obstante, dos meses después modificó su guía y aconseja, todos deben portarlos.

Según la organización, las mascarillas de tela deben ser usadas por el público en general para evitar la propagación del virus y un segundo brote. April Beller, especialista del Departamento de Emergencias Sanitarias de la OMS indicó que hay nuevas evidencias científicas para ello; las mascarillas de tela varían en el nivel de protección según el material con el que fueron realizadas.

Estudios de las universidades de Standford y Colorado explican que hay materiales más aptos para actuar como «barrera» a las microgotas de saliva de personas contagiadas. «Si yo estoy infectada o tosiendo, todo entra en la máscara y no sale por el otro lado, así que es una manera para proteger al resto de las personas», indicó Beller.

De acuerdo con la OMS, la mascarilla ideal sería una que combine telas y cuente con tres capas, utilizando material absorbente, por ejemplo, el algodón más cerca de la gota en función de atrapar las microgotas; por fuera de la mascarilla es recomendable un material como el poliéster para repeler agua; en medio un material de polipropileno, como el de las mascarillas quirúrgicas.

Como parte del protocolo para el uso general del cubrebocas, la OMS también instó a lavar o desinfectar las manos antes de colocarlo, y si se utilizó por poco tiempo guardarlo en una bolsa de plástico para reutilizar. Deben cubrir nariz, boca y mentón; y estar pegadas al rostro.

Comparte tu opinión.