Legalización de la marihuana rodea a Texas que mantiene su prohibición

Dallas,  (Notimex).- La legalización de la marihuana en Canadá y en una decena de entidades estadounidenses, además del fallo en México de declarar inconstitucional la prohibición absoluta al consumo recreativo de la cannabis, dejó a Texas rodeado de estados que permiten algún uso de este enervante.

Aunque en Texas aún se está muy lejos de adoptar políticas que permitan el uso legal de la marihuana, en esta entidad va en aumento el apoyo para al menos reducir las severas penas por poseer pequeñas cantidades de la hierba.

En la actualidad, en esta entidad la posesión de menos de dos onzas (unos 56 gramos) de marihuana es un delito menor de clase B, que se castiga con una pena de prisión de seis meses y una multa de hasta dos mil dólares.

En octubre pasado, el gobernador de Texas, Gregg Abbott, anunció que estaba dispuesto a sustituir la pena máxima que se impone por posesión de menos de dos onzas de la droga de 180 días de cárcel, a una multa.

“Una cosa que no quiero ver es que las cárceles estén repletas de personas que tienen en posesión pequeñas cantidades de marihuana”, dijo.

Más de 60 mil personas fueron detenidas por poseer marihuana en 2016, según el reciente informe de delitos del Departamento de Seguridad Pública de Texas. De acuerdo con los registros, cerca de cuatro mil 500 fueron menores de edad y unos 45 mil más tenían entre 17 y 24 años.

“Incluso en Texas, la opinión pública parece haber pasado de la criminalización a, al menos, la despenalización, con un mayor apoyo a la legalización”, indicó Nora Demleitner, profesora de la Facultad de Derecho de la Universidad Washington and Lee en Virginia, en declaraciones al periódico The Houston Chronicle

Una encuesta de la Universidad de Texas y el portal noticioso Texas Tribune realizada en octubre pasado, mostró que menos del 20 por ciento de los votantes registrados en este estado se oponen a la legalización de la marihuana y, en general, el 53 por ciento legalizaría la marihuana en pequeñas cantidades o en cantidades menores.

La tendencia parece similar en todo Estados Unidos, donde hasta ahora 10 entidades han legalizado la marihuana y en 33 se permite que se use para tratamiento médico.

Texas, sin embargo mantiene la criminalización total de la droga y lo único que se ha logrado aquí fue una ley en 2015 que permite a los médicos recetar un aceite de CDB o cannabidiol sin propiedades intoxicantes para pacientes con epilepsia que no responden a los tratamientos aprobados.

Pero, la prohibición de la marihuana en esta entidad no necesariamente frena el consumo. A pesar de las sanciones penales existentes, Texas tiene dos de las 10 principales ciudades consumidoras de marihuana en todo el país.

Houston ocupa el cuarto lugar con un estimado de 21 toneladas de marihuana consumidas el año pasado, después de Nueva York, Los Ángeles y Chicago, según el índice de precios de cannabis de 2018 de la compañía alemana Seedo, que rastrea el mercado en todo el mundo. Dallas es la número siete con 15 toneladas métricas.

Esa alta demanda en Houston, Dallas y en otras partes de Texas, dicen algunos expertos, no está siendo atendida sólo por las redes tradicionales de tráfico de drogas.

“La prohibición y la guerra contra ella (la marihuana) han demostrado ser un gran fracaso”, dijo Tony Payan, director del Centro México del Instituto Baker para Políticas Públicas de la Universidad de Rice en Houston.

“En lugar de disminuir la disponibilidad, las décadas de costosos esfuerzos de interdicción en ambos lados de la frontera han visto aumentar el consumo de marihuana en los tres países de América del Norte”, señaló.

“La guerra contra las drogas ha resultado en una maquinaria de criminalización por parte del sistema de justicia para un producto que no presenta más problemas de salud, y en muchos casos menos, que la mayoría de las drogas legales utilizadas con fines recreativos, incluido el alcohol y el tabaco, según una serie de estudios”, agregó.

En la actualidad uno de cada siete adultos en Estados Unidos consume marihuana, según las cifras de 2017 de un estudio publicado en la revista Annals of Internal Medicine en julio pasado.

El estudio también encontró que el 81 por ciento de los adultos estadounidenses cree que el consumo de cannabis tiene al menos un beneficio, y sólo el 17 por ciento no le atribuye ninguno.

Comparte tu opinión.