Morena y priístas “amacollados”

En los lejanos tiempos que nos tocó participar en la política estudiantil en el sur de Tamaulipas cuando se producían inesperadas alianzas, acuerdos o acciones conjuntas entre grupos que no tenían una aparente afinidad, solíamos decir que andaban “amacollados”, expresión ranchera propia del campo tamaulipeco derivado de la palabra macolla, sinónimo de manojo.

El calificativo vino a la mente con lo ocurrido en la reunión del sábado anterior llevada a cabo en la capital de Tamaulipas donde, como parte del programa, militantes del partido Morena discutirían, entre otras cosas, las estrategias ante la próxima elección en la que se renovará el Congreso del Estado, contando con la presencia del senador suplente de Morena Alejandro Rojas Diaz Durán.

Sin embargo se produjo la inesperada asistencia de connotadas figuras del Partido Revolucionario Institucional (PRI), que, procedentes de diferentes regiones del estado acudieron ante la sorpresa de muchos de los asambleístas y observadores.

Como se ha difundido ampliamente, entre los priistas destacaban Oscar Luebbert Gutiérrez, Jaime Rodríguez Inurrigaro, Eliseo Castillo, por mencionar algunos, que dan idea del nivel de militancia tricolor, ya que han sido figuras destacadas de la política tamaulipeca.

Pero si alguien sabía lo que iba a ocurrir era el propio Rojas Diaz Durán quien los calificó de amigos y nuevos aliados.

Lo novedoso, cuando menos con respecto a Morena, es que los priístas no acudieron aparentemente para solicitar su ingreso a ese instituto político, sino conservando su militancia del PRI.

Si buscaban causar un impacto, lo lograron.

Probablemente no se ha dado una situación similar a nivel estado en el resto de las entidades federales.

¿Qué modalidad de alianza se está incubando? No tardará mucho en saberse; las elecciones están ya muy próximas y hay razones para suponer que de alguna forma van a lograr un entendimiento entre ellos. Una de ellas es que con contadas excepciones, los presentes en el recinto donde se llevó a cabo la reunión han sido o son priístas, incluyendo al propio senador suplente Rojas, que se inició en el antiguo PRI, pasando por la Corriente Democrática para transitar hacia el PRD y finalmente a Morena. Entre ellos se conocen. Saben de sus virtudes y defectos políticos.

En el seno de lo que hoy es Morena se va a tener que asimilar, de consolidarse, la multicitada alianza o bien la aceptación continua de nuevos adeptos procedentes de otros partidos que han sido no sólo sus adversarios, sino blanco de sus ataques en el pasado inmediato. No hay, por otra parte, una izquierda activa y organizada con ascendencia en un segmento importante de la población tamaulipeca, ni dentro ni fuera de ese partido, por lo que el acceso de los priistas e inclusive panistas va a continuar creciendo, entre ellos gente de buena fe que ve factible la Cuarta Transformación, pero, también, oportunistas que aprovecharán el posicionamiento de Morena y la enorme popularidad y aceptación del presidente Andrés Manuel López Obrador para satisfacer ambiciones o lograr posiciones personales. Esto apenas va comenzando.

Comparte tu opinión.