Necesitamos elección de escuela

Por Camille Solberg

El futuro de nuestra nación depende de la calidad de la educación que ofrecemos a nuestros niños hoy en día. Las familias estadounidenses en nuestro país enfrentamos decisiones difíciles cuando se trata de brindarles a nuestros hijos una vida mejor. Nos preguntamos: ¿Cuál es la mejor escuela para mi hijo?  ¿Es la escuela privada una opción que puedo pagar? ¿Qué pasa si el maestro/a no tiene los recursos para apoyar el estilo de educación y las necesidades de aprendizaje que mi niño/a necesita?
Soy madre de cuatro hijos, uno de los cuales tiene una discapacidad de aprendizaje. Estas preguntas me han convertido en una firme defensora de la elección de escuela, que permite a los padres tomar la mejor decisión para el futuro escolar se sus hijos.
El Partido Republicano reconoce que apoyar a nuestros niños es crucial no sólo para su éxito, sino también para la innovación en nuestro país. Los padres conocen a sus hijos mejor que nadie, y no deben sufrir limitaciones, por lo que deben tener a la mano una variedad de opciones para la educación de los más pequeños del hogar.

Actualmente, a las escuelas públicas se les asigna por año académico una cantidad fija de fondos del gobierno. Los niños que asisten a las escuelas públicas tienen opciones restringidas basadas únicamente en los códigos postales de sus residencias. Las familias que viven en áreas con mayores niveles de ingresos tienden a vivir en los distritos escolares mejor clasificados, lo cual inadvertidamente aumenta la disparidad entre los vecindarios de altos y bajos ingresos. La elección de escuela trabaja para cerrar la brecha al proporcionar a los padres de todos los niveles socioeconómicos la posibilidad de elegir la mejor opción para sus hijos a través de cupones, una cuenta de ahorros educativos (ESA), una beca de crédito impositivo, en adición a créditos fiscales de elección de escuela. Los deducibles y deducciones impositivas de elección de escuela también ofrecen alivio a los padres por gastos educativos.
Los padres actualmente pueden elegir entre escuelas chárter, públicas y privadas, enseñanza en el hogar, clases alternativas en línea, y los niños con necesidades especiales se benefician de la flexibilidad adicional.

Nuestro país tiene la obligación moral de proteger y apoyar a los niños de nuestra nación, un deber que incluye brindarles las herramientas académicas adecuadas para tener éxito. El RNC entiende que la elección de escuela brinda a los padres la flexibilidad y el poder para tomar decisiones informadas con respecto a la educación de sus hijos. De hecho, el RNC organizó recientemente un evento de elección de escuela en Río Grande Valley, Texas, donde decenas de activistas locales se reunieron para abogar por la elección de escuelas en su comunidad. Muchos países europeos practican este enfoque de la educación, y no debemos quedarnos atrás. Para continuar ganando en la economía global del siglo XXI, debemos empoderar a las familias y estados para garantizar que cada niño reciba una educación de primer nivel. Estoy segura de que bajo la Administración del Presidente Trump, seguiremos encontrando formas innovadoras de impulsar a los estudiantes de nuestra nación hacia el camino del éxito.

Camille Solberg, ex Comisionada de Comunidades Libres de Drogas bajo la administración del Presidente George W. Bush

Comparte tu opinión.