Niveles de ansiedad, estrés y depresión aumentan por la cuarentena de coronavirus

La cuarentena obligatoria alrededor del mundo por el coronavirus puede aumentar los niveles de ansiedad, estrés y depresión en la población aislada

La tecnología puede ser una herramienta muy útil en casos de aislamiento, como el que existe en todo el mundo a consecuencia de la propagación del nuevo coronavirus COVID-19. A pesar de las advertencias por parte de la Organización Mundial de la Salud (OMS) de mantener en cuarentena a toda la población de los países con personas contagiadas por el virus, surgen otros problemas, principalmente el aumento de niveles de estrés, ansiedad, y depresión.

Un efecto negativo inmediato de la cuarentena es el uso excesivo de las redes sociales; los resultados de las métricas por parte de las principales plataformas y mensajerías instantáneas como Facebook, Twitter, Instagram, WhatsApp y Telegram han registrado un considerable aumento de actividad dentro de las aplicaciones por encima de días festivos como Acción de Gracias, Navidad, Año Nuevo y otras festividades que se llevan a cabo en diferentes regiones del mundo.

El aislamiento obligatorio por el efecto de la propagación del COVID-19 dentro de los hogares en todo el mundo provoca un intenso malestar psicológico en muchas personas; de igual manera, aislarse de la sociedad, afrontar el pánico de una pandemia y mantener una distracción regular durante las horas de trabajo o estudio en el caso de los jóvenes, transforma de forma considerable las actitudes y emociones de la gente aislada.

Los principales factores que pueden elevar los niveles de la depresión, ansiedad o estrés son causados por el pánico colectivo, un factor importante replicado en muchos lugares del mundo; a través de las redes sociales, se puede ver en los centros comerciales las compras de pánico que agotan los productos de limpieza, cubrebocas y demás artículos, que prometen combatir el COVID-19. La alarma de una pandemia desencadena reacciones de un pánico formando un efecto dominó.

En Internet, se pueden encontrar miles de notas falsas o fake news que provocan confusión extendiendo ideas falsas capaces de generar en algunas personas estrés o ansiedad. Asimismo, la opción más viable es informarse por medio de fuentes verificadas y evitar mensajes y audios tipo cadena falsos.

Mantenerse en casa no es pretexto para dejarse llevar por el caos, ignorar horarios, o pasar el tiempo sin tener algún tipo de actividad planeada, mencionaron expertos. Los especialistas recomiendan hacer un horario planificando cada hora del día a fin de dedicarle tiempo a la familia, pendientes en el hogar, o buscar otro tipo de información ajena a la propagación del COVID-19.

Se debe tener en cuenta los aspectos psicológicos del aislamiento obligado; de eso dependerá que las medidas indicadas por parte de la OMS sean satisfactorias. La distancia social y limitación de trayectos requieren del compromiso y responsabilidad de las personas con el propósito de distraer la mente sin sentir el pasar del tiempo dentro de casa debido a la pandemia de coronovirus COVID-19.

Comparte tu opinión.