“No entiendo la obsesión de Trump con México”

McAllen.- El congresista Henry Cuéllar durante la conferencia de prensa en esta ciudad expresó importantes conceptos sobre las relaciones entre los gobiernos de México y Estados Unidos.

Por José Luis B. Garza

McAllen.- La tensión que se ha dado en las relaciones entre el presidente Donald Trump y los gobernantes mexicanos va a bajar, expresó el congresista Henry Cuéllar, durante un diálogo con representantes de medios informativos el pasado sábado.

El legislador, autor de varias iniciativas bicamerales y bipartidistas que han permitido fortalecer la infraestructura de esta frontera, dijo “no entiendo la obsesión del presidente Trump con México”, explicando que si de déficit comercial se trata, el que Estados Unidos tiene con China es mucho mayor que el que tiene con México.

“Mientras se habla de limitar la migración y de imponer impuestos a los productos de México, con la primer ministro de Inglaterra, Theresa May, habla de establecer acuerdos migratorios”. Inglaterra es un país distante que pasa por un momento especial por su salida de la Unión Europea.

Cuéllar se ha distinguido por tener una gran comunicación con funcionarios de alto nivel mexicano donde goza de gran respeto. Inclusive, un día anterior a la rueda de prensa, el viernes, estuvo como invitado especial del magnate mexicano Carlos Slim, en la capital mexicana, quien tuvo una conferencia de prensa donde expresó algunas de sus opiniones con respecto a la economía mexicana y la relación entre ambos países. “Slim dijo que Trump es un negociador”, remarcó Cuéllar.

Con relación a la construcción del muro fronterizo dijo que es una solución del Siglo 14 en el Siglo 21; aunque precisó que ya se encuentra construido un tramo de aproximadamente 650 millas, señaló que “Hay formas más eficientes de asegurar nuestras fronteras”.

En otro tema destacó que “Necesitamos más jueces de migración para desahogar muchos casos que se encuentran pendientes, pero los necesitamos en la frontera, para que no tengan que trasladarse los afectados hasta otras partes donde, además, tienen que permanecer por largo tiempo, inclusive varios años”.

En cuanto al hecho de que los mexicanos paguen por la construcción del muro, con la propuesta de cargar un 20 por ciento a los productos importados, quienes van a terminar pagando serán los consumidores, dijo entre una serie de conceptos relacionados con temas importantes en la relación bilateral y la vida de los estadounidenses.

Destacó que es factible una revisión del Tratado de Libre Comercio, tras 25 años de existencia, pero eso no implica que deba de ser suprimido porque muchas de las actividades económicas de ambos países dependen de esa relación.

Comparte tu opinión.