“Oscar y Valeria, juntos hasta la muerte” afirma la abuela Rosa Ramírez

Por Gerardo Avendaño

Matamoros,  (Notimex).- Óscar Alberto Martínez Ramírez se aferró a su hija Angie Valeria tratando de cruzar el Río Bravo para llegar a Estados Unidos, sólo quería tener una casa propia, aseguró su madre, Rosa Ramírez Rodríguez.

En entrevista con medios de comunicación de El Salvador, comentó que al ver la fotografía de los cuerpos de su hijo y nieta abrazados supo que Óscar protegió a la menor hasta el momento en que sintió que no lo iba a lograr.

“No pudo, quizá ahí él decidió irse con su hijita, así como se ve que él se la metió en su camisa, yo me imagino que él dijo, `hasta aquí llegue´y decidió irse con su hija”, comentó la madre del migrante fallecido en México.

La señora Rosa mostró a los reporteros la casa donde vivía su hijo, sostuvo firme las fotografías de Óscar pero al enseñar el juguete favorito de Valeria, un changuito de peluche color rosa, quebró en llanto.

“Él me decía que quería tener su propia casa y que con el sueldo de aquí pues no les alcanzaba, entonces ellos optaron por el sueño americano”, compartió.

Relató que rogó a Óscar y a su esposa, Tania Vanessa Ávalos, que no se fueran o que al menos dejaran a la menor, pero la familia quería permanecer unida y alcanzar una mejor vida.

Por su parte, el padre del migrante, José Martínez, aseguró que su hijo era muy responsable con toda su familia, por eso tomaron el riesgo de irse. Comentó que fue su nuera Tania quien les informó de la noticia y les narró los hechos.

“Ella vio que se iban arrastrados con la niña, la niña le iba haciendo saludos con las manitas y llegó al punto que ella, gritó desesperadamente”, dijo el abuelo de Valeria a una televisora local.

A los 23 años, Alberto Martínez se convirtió en padre de Valeria, junto con su esposa, Tania Vanessa Ávalos, de entonces 19 años; el pasado domingo ella vio cómo su marido y su hija morían al ser arrastrados por el río, a la altura del monumento de la Cruz del Migrante, en dicha ciudad fronteriza.

Fue hasta el lunes por la mañana, después de una búsqueda de la policía estatal y bomberos, cuando los cuerpos fueron hallados en la rivera flotando boca abajo, juntos, a apenas 500 metros de donde quisieron cruzar.

La familia vivía en la colonia Altavista, en la municipalidad de San Martín en la capital de El Salvador, Óscar, de 25 años, trabajaba en una pizzería y su esposa Tania, de 23 años, era cajera en un restaurante de comida china.

Salieron de su casa el pasado 3 de abril con la intención de llegar a la ciudad de Dallas, donde familiares les ayudarían a conseguir empleo.

Al llegar a México, estuvieron dos meses en Tapachula, Chiapas. donde obtuvieron una visa humanitaria que les permitió transitar por el país; apenas el pasado domingo llegaron a Matamoros donde acudieron al Puente Puerta México para solicitar asilo político en Estados Unidos, sin embargo, no obtuvieron respuesta.

La última vez que su familia supo de Óscar fue el domingo 23 a las 14:38 horas cuando contactó por Facebook a su hermana Wendy para informarle de su decisión de cruzar el río y entregarse a las autoridades migratorias.

El lunes vieron la fotografía de la niña Valeria ahogada junto a su padre, envuelta en la playera negra que Óscar vestía, la cual conmocionó a personas de distintos países.

El lunes 24, la madre de Óscar y su otra hija Wendy acudieron al Ministerio de Relaciones Exteriores por orientación para recuperar los cuerpos, pero les informaron que el trámite costaría al menos siete mil 500 dólares y tardaría 15 días.

Ante la situación, Enrique Gómez, un familiar quien se identificó como primo de Alberto Martínez, acudió a Twitter y a las 17:34 horas escribió un mensaje al presidente de El Salvador, Nayib Bukele. para pedir su intervención.

“Señor presidente @nayibbukele, por este medio le quiero pedir de favor, que nos ayude a repatriar el cuerpo de mi primo Oscar Alberto Martínez y de nuestra pequeña Angie Valeria M. que por motivos de escasos recursos, decidieron emprender camino hacia Estados Unido.s

A las 21:42 horas la cuenta oficial de la presidencia de El Salvador, @presidencia_sv, respondió al llamado del joven pidiéndole que se contactara para brindarle atención.

Desde ese momento el Ministerio de Relaciones Exteriores de El Salvador gestiona los trámites de repatriación de Óscar Alberto Martínez Ramírez y su hija Angie Valeria.

Los cuerpos del migrante y la menor fueron trasladados esta tarde a Nuevo León de donde viajaran vía aérea de regreso a El Salvador, los acompañará Tania Vanessa Ávalos y se espera que lleguen este jueves al país centroamericano.

Comparte tu opinión.