¿Por qué los ocupantes de los asientos traseros tienen más posibilidades de perder la vida en un fatal accidente?

Por Enrique Kogan – Puros Autos

Según un nuevo estudio del Instituto de Seguros para la Seguridad en las Carreteras (IIHS), los fabricantes de automóviles han logrado mejoras significativas en la seguridad en los últimos años, pero los pasajeros de los asientos traseros todavía no están tan seguros,

El IIHS estudió más de 100 choques fatales, mientras realizaba una serie de sus propias pruebas, y encontró que los pasajeros sentados en la parte trasera tienen menos probabilidades de sobrevivir a una colisión frontal, porque a menudo no tienen acceso a sistemas de seguridad efectivos como son los airbags frontales.

«Los fabricantes han puesto mucho trabajo para mejorar la protección de los conductores y pasajeros del asiento delantero», dijo el presidente del IIHS, David Harkey, en un comunicado. «Esperamos que una nueva evaluación estimule un progreso similar en el asiento trasero».

Según la ley federal, los ocupantes de los asientos delanteros deben estar protegidos por bolsas de aire frontales, pero aunque es un lugar común que incluso los vehículos más económicos ofrezcan sistemas adicionales de bolsas de aire, como las bolsas de vuelco, es raro que los que están en el asiento trasero tengan una protección frontal similar.

Este estudio del Instituto de Seguros también encontró que los cinturones de seguridad utilizados para los ocupantes de los asientos traseros pueden causar lesiones en colisiones agresivas.

Los ocupantes de los asientos traseros no tienen muchas de las características de seguridad que tienen en la parte delantera.

Estudios anteriores realizados por el IIHS, así como por la Administración Nacional de Seguridad del Tráfico en Carreteras, han encontrado que los cinturones de seguridad pueden reducir significativamente el riesgo de muerte o lesiones en los asientos traseros, así como en los ocupantes del asiento delantero. Pero los cinturones solos no son completamente efectivos, según indica el nuevo informe.

El IIHS estudió 117 choques frontales en los que murieron los ocupantes de los asientos traseros de 6 años o más a pesar de que llevaban cinturones de seguridad.

Si bien los choques que involucraban lesiones fatales en la cabeza generalmente no se consideraron que hubiera sobrevivientes, la organización concluyó que la mayoría de las muertes relacionadas con lesiones en el pecho, podrían haberse evitado mejorando el diseño del vehículo y el uso de mejores equipos de seguridad.

«El hecho de que nuestra muestra sufrió accidentes en su mayoría sobrevivientes nos dice que debemos hacer un mejor trabajo al restringir a los adultos y niños mayores en el asiento trasero», dijo la ingeniera principal de investigación del IIHS, Jessica Jermakian, autora principal del nuevo informe.

La organización no está haciendo recomendaciones específicas, lo que sugiere que los fabricantes deben abordar el problema y encontrar soluciones. Pero el informe apunta a varios enfoques posibles.

Los cinturones de seguridad más avanzados, aquellos que usan pretensores y limitadores de fuerza, y la adición de nuevas bolsas de aire para los ocupantes de los asientos traseros, podrían salvar vidas, dijo en IIHS en un comunicado.

El IIHS también señaló que los cinturones de seguridad utilizados en la parte trasera de la mayoría de los vehículos no son tan sofisticados como los que se encuentran en la parte delantera. Por un lado, es mucho menos probable que usen pretensores que se ajustan automáticamente cuando comienza un choque.

Al apretar hacia abajo, es menos probable que el cuerpo de un pasajero acumule impulso o golpee un objeto fijo, como el panel de instrumentos o el respaldo de otro asiento. Los cinturones de seguridad traseros también tienen menos probabilidades de usar limitadores de fuerza que, cuando un choque es grave, puede ayudar a reducir las cargas en el pecho al permitir que la correa del cinturón se estire ligeramente.

Comparte tu opinión.