Ruptura temprana de membranas causa 30 por ciento de nacimientos prematuros

(Notimex).- Un embarazo múltiple, procesos infecciosos recurrentes en la zona vaginal, golpes y caídas pueden llevar a una ruptura prematura de membranas (RPM), y poner en riesgo la vida de la madre y el producto.

La pérdida de líquido amniótico de manera temprana, es responsable de 30 por ciento de los nacimientos prematuros, y está relacionada con 10 por ciento de la mortalidad materno-infantil.

“La ruptura prematura de membranas (son dos las que forman el saco amniótico) es un riesgo en el embarazo y a veces el producto no puede seguir porque pueden pasar bacterias y producir una infección generalizada en el bebé”, expresó Leopoldo Vázquez, director médico de la farmacéutica húngara Gedeon Richter.

Explicó que, en algunos casos, la incontinencia urinaria producida por el propio embarazo se confunde con un posible daño a las membranas que forman el saco donde se desarrolla el producto.

Anteriormente, la detección sólo se podía realizar mediante una revisión invasiva, utilizando un espejo vaginal, lo cual es incómodo y alarmante para la madre.

Actualmente está disponible, un nuevo dispositivo que de manera sencilla y rápida ayuda a conocer si realmente se rompió el saco amniótico antes de la semana 37.

Es un pantiprotector (pad) que se adhiere a la ropa de la mujer embarazada, se usa por unos minutos y después se retira. Se espera a que seque y el resultado está disponible en 10 minutos: si la tira reactiva de color amarillo que se encuentra en el centro cambia a color azul, el resultado es positivo.

Al confirmarse la ruptura prematura, el embarazo debe interrumpirse antes de seis horas para evitar que el bebé y la madre puedan infectarse por el paso de bacterias a la bolsa donde se encuentra el producto, poniéndolo en riesgo de muerte igual que a la madre.

Antes de las 24 semanas de gestación el producto es inviable; entre las 24 y 27 semanas se trata de un bebé prematuro extremo que puede salvarse, aunque quizá tenga secuelas, y, a partir de la semana 28 hasta la 36, el parto prematuro es viable. De la semana 37 a la 49 se trata de un parto que llegó a término.

Comparte tu opinión.