Sostienen reunión binacional autoridades de salud

• México y Estados Unidos establecen compromisos en la prevención y control de las enfermedades

Edinburg, Tx. – Con la finalidad de fortalecer los lazos de cooperación binacional, autoridades sanitarias de México y Estados Unidos se reunieron en la ciudad de Edinburg para llevar a cabo un taller para la sobre vigilancia y control de Zika y otros vectores.
La Universidad de Texas de Valle del Río Grande (UTRGV) fungió como anfitrión para facilitar la cooperación binacional y el fortalecimiento de la vigilancia y control del mosquito (Aedes aegypti), un mosquito que puede propagar el Dengue, Chikungunya, Zika, Mayaro y Virus de la fiebre Amarilla, además de otras enfermedades.
Durante una semana, diversos representantes de Texas, Arizona, Nuevo México y California, así como autoridades estatales de la frontera mexicana, incluyendo Baja California Norte y Sur, Coahuila, Chihuahua, Sonora, Nuevo León y Tamaulipas; Funcionarios federales del Centro Nacional de Programas Preventivos y Control de Enfermedades de México (CENAPRECE); Representantes del Instituto Nacional de Salud Pública de México; y representantes del Condado de Hidalgo, UTRGV, el Departamento de Agricultura de los Estados Unidos / ARS (Investigación Agrícola) y otras instituciones académicas y agencias de salud pública de los estados fronterizos de Estados Unidos, presenciaron la gran diversidad de talleres para fortalecer o formular criterios de salud.
Eduardo Olivares, director de los Servicios de Salud en el condado, indicó que existen temas de vital importancia binacional, por lo que es importante el intercambio de experiencias en la atención y prevención para la vigilancia y control de algunos vectores.
Autoridades de salud mexicanas mencionaron las jornadas permanentes que realizan para combatir al mosquito transmisor del Zika y otras enfermedades, mientras que las autoridades del Departamento de Salud del Condado de Hidalgo, informaron que no se han presentado casos locales de estos padecimientos, aunque mantienen una vigilancia activa.
Olivares indicó que la vigilancia de éstos y otros padecimientos en ambos lados de la frontera es compartida de manera constante para informar y controlar la salud de una forma conjunta ya que no existen barreras.
“Derivado de nuestra cercanía con México, donde sí hay más casos confirmados, es cuestión de tiempo para que llegue acá, es por ello que se continúa con una especial vigilancia”.
Resaltó que el área fronteriza es una región independiente de ambos países donde existen situaciones únicas ya que si se presenta una enfermedad en el lado mexicano, repercute en la frontera estadounidense y viceversa.
No necesariamente afecta al interior de México y Estados Unidos, sólo en la región fronteriza; incluso hay veces que no se presenta afectación alguna, pero simplemente la comunicación ayuda para establecer un programa de prevención.

Comparte tu opinión.