Una automotriz Hindú quiere fabricar y vender SUV’s en Estados Unidos 

por Enrique Kogan

Mahindra & Mahindra, el fabricante de automóviles Hindú, está planificando una planta de ensamblaje de 400,000 pies cuadrados en el suburbio de Auburn Hills en Detroit, y ha programado una conferencia de prensa con funcionarios del gobierno para el 20 de noviembre.

Ya hubo un intento anterior de acceder al mercado de los Estados Unidos, pero no llegó a ninguna parte y terminó en una demanda.

Si este plan llega a buen término, haría que la planta automotriz de Mahindra sea la primera construida en el área de Detroit en décadas, y ofrecería a los consumidores estadounidenses algunas nuevas opciones de SUV, aunque la automotriz no incluyó cuándo empezará a construir vehículos y cuáles serán.

El fabricante de automóviles, que es uno de los más grandes de la India, compite con Tata Motors, propietaria de Jaguar y Land Rover, y ya opera un centro técnico en las cercanías de Troy, Michigan.

Si bien Mahindra sigue siendo el mayor fabricante de tractores del mundo, la compañía está cada vez más ansiosa por extender sus vehículos de pasajeros a nuevos mercados.

La automotriz Hindú tiene la esperanza de asegurar el contrato para el próximo vehículo de entrega de correo del Servicio Postal de Estados Unidos, ya que uno de sus vehículos cumple con todas las especificaciones de la licitación.

Por ahora sólo se sabe, y a través de publicaciones hindúes, que Mahindra quiere construir vehículos utilitarios deportivos en esta futura planta de Michigan.

La automotriz vende en el extranjero sus Bolero, Xylo, XUV500, TUV300 y KUV100 y algunos de estos SUV son lo que los estadounidenses quieren, y ese es el enfoque principal del fabricante de automóviles.

Mahindra ya tenía hace una década una red de concesionarios y un distribuidor en Estados Unidos para vender sus modelos.

El primer plan era vender una pick up importada diésel, que estaba sujeta al 25 por ciento del nombrado “impuesto de gallinas” y otros vehículos ensamblados en el país, a partir de kits de eliminación de impuestos. Pero todo esto nunca se realizó.

El fabricante de automóviles acusó a su distribuidor estadounidense de arruinar todos sus planes, pero los distribuidores apuntaron con el dedo a Mahindra, enjuiciando a la compañía en el 2012, con el caso todavía abierto en los tribunales.

Comparte tu opinión.