Vida y Salud

Dra. Aliza Lifshitz
Dra. Aliza Lifshitz

Dra. Aliza Lifshitz

La contaminación global nos enferma y causa muertes

Es increíble pero la contaminación ambiental actualmente contribuye a la muerte de nueve millones de personas cada año… o sea, a una de cada seis personas. Esto es lo que reportan unos investigadores en un estudio publicado en The Lancet. Para llegar a estas conclusiones, se basaron en estudios realizados por científicos de más de 130 países realizados durante dos años. Encontraron que el responsable más importante de las muertes era la contaminación del aire cuando el aire era de mala calidad. Esto incluía contaminación exterior viciado con mercurio, arsénico y otras partículas dañinas, así como el aire en el hogar contaminado por quemar madera, estiércol y otros materiales orgánicos.

Obviamente, el costo económico de la muerte, la enfermedad y el bienestar relacionado a la contaminación también es enorme. El reporte calcula que las pérdidas anuales son de $4.6 trillones anuales, o de 6.2 por ciento de la economía global. Las regiones que ponen más personas en riesgo son África y Asia, de acuerdo al estudio, mientras que India es el país que encabeza la lista de los países.

Como es típico, reducir la contaminación global requiere que se enfrenten intereses creados que frecuentemente dominan a algunos gobiernos; y, a veces, crean dudas acerca de la ciencia evitando que los gobiernos establezcan los estándares necesarios, o creen los impuestos, las leyes y las regulaciones para reducir la contaminación global.

Los teléfonos inteligentes podrían mejorar la conexión entre los pulgares y el cerebro

Definitivamente, la tecnología ha llegado para cambiarnos la vida.  Un estudio reciente realizado en la Universidad de Zúrich, en Suiza, indica que el uso regular de las pantallas táctiles de los teléfonos inteligentes cambia la forma en que los dedos y el cerebro trabajan en conjunto. Las personas que usaron teléfonos con pantallas táctiles mostraron una mayor actividad cerebral cuando sus dedos pulgares las tocaban que los que usaron teléfonos celulares más antiguos. Estos hallazgos sugieren  que los movimientos repetitivos en la superficie lisa de la pantalla táctil ayudan a reconfigurar el procesamiento sensorial de la mano. Más detalles en la revista Current Biology.  Para videos, reportes gratuitos y más información, visite www.VidaySalud.com.

Comparte tu opinión.