Vida y Salud

Dra. Aliza Lifshitz
Dra. Aliza Lifshitz

Dra. Aliza Lifshitz

• ¿Puede la prediabetes aumentar el riesgo de ciertos cánceres?

En la revista Diabetología del mes de septiembre informan que si la persona tiene prediabetes, es decir, cuando sus niveles de glucosa en la sangre son más altos de lo normal, pero no tan altos como para que le diagnostiquen diabetes, tiene más riesgo de desarrollar ciertos tipos de cáncer. Unos investigadores del First People´s Hospital of Shunde District, en China, analizaron 16 estudios en los que participaron unas 900,000 personas de todas partes del mundo y encontraron que las personas con prediabetes tenían 15 por ciento más probabilidades de desarrollar cáncer. El estudio encontró una asociación, no una relación de causa y efecto, entre la prediabetes y el desarrollo de varios tipos específicos de cáncer como el de estómago, colorrectal, hígado, páncreas, mama y endometrio. No se encontró una asociación con otros cánceres como el de pulmón, próstata, ovario, riñón o vejiga. Dado el aumento de la prediabetes en la población mundial, y específicamente en las naciones desarrolladas, es importante tomar medidas a tiempo para proteger la salud en general y en particular, para disminuir el riesgo del cáncer.

• La vitamina D y la demencia

Un estudio reciente sugiere que los adultos de la tercera edad con niveles deficientes de vitamina D duplican su riesgo de desarrollar demencia. El estudio, publicado en la revista Neurology, incluyó a 1,658 personas de 65 años en adelante que no sufrían de demencia. Durante el primer período de seguimiento, de casi seis años, los participantes con niveles bajos de vitamina D tuvieron 53 por ciento más probabilidades de desarrollar cualquier tipo de demencia y 69 por ciento más probabilidades de desarrollar Alzheimer. Los niveles más bajos, que indicaron una deficiencia severa de vitamina D aumentaron las probabilidades de riesgo 125 y 122 respectivamente. Puede obtener vitamina D a través de la exposición solar, alimentos como pescados grasos, salmón, atún o sardinas, huevos y alimentos fortificados como los cereales y la leche. O a través de suplementos. Su médico puede revisar sus niveles de vitamina D en la sangre y asesorarlo en cuanto a si debe tomar un suplemento. Para videos, reportes gratuitos y más información, visite www.VidaySalud.com.

Comparte tu opinión.