104-123: Valanciunas se convierte en Curry para triturar a los Clippers

El pívot Jonas Valanciunas,en una imagen de archivo. EFE/EPA/JOHN G. MABANGLO

Los Ángeles (EE.UU.), (EFE).- Los Angeles Clippers habían sufrido el pasado domingo a un francotirador llamado Stephen Curry y el lunes se encontraron a otro aún más sorprendente, el pívot Jonas Valanciunas, que con 7 triples y 39 puntos lideró la fabulosa victoria a domicilio de los New Orleans Pelicans (104-123).
El lituano logró la mayor anotación de su carrera en la NBA gracias a una memorable primera mitad en la que metió los 7 triples que intentó para llegar al descanso con 29 puntos.
Valanciunas, que ha comenzado la temporada en un espléndido estado de forma, acabó el partido con 15 rebotes y 15 de 24 en tiros (7 de 8 en triples).
Los Pelicans (6-17) contaron además con la espléndida aportación de Brandon Ingram (27 puntos, 7 rebotes y 4 asistencias) y con interesantes contribuciones de Herbert Jones (16 puntos) y Josh Hart (4 puntos, 12 rebotes y 9 asistencias).
Por parte de los Clippers (11-10), que sumaron su segunda derrota seguida tras caer ante los Golden State Warriors el domingo, Paul George fue una vez el más destacado con 27 puntos, 3 rebotes y 3 asistencias.
Los angelinos tenían siete partidos seguidos en el Staples Center (contando uno como visitantes ante Los Angeles Lakers) pero por ahora llevan un decepcionante 2-3 en esa tanda en casa.
Hoy sucumbieron en el rebote (38-51) y perdieron 15 balones (7 de los Pelicans).
El encuentro dejó además buenas noticias para los dos representantes españoles.
Serge Ibaka firmó su mejor partido con los Clippers desde que volvió tras su larga lesión de espalda y consiguió 13 puntos (3 de 4 en triples), 6 rebotes y una asistencia en 26 minutos.
También brilló su compatriota Willy Hernangómez, consolidado ya como recambio interior de Valanciunas en los Pelicans y que logró 9 puntos (4 de 6 en tiros) y 6 rebotes en 16 minutos.

IMPARABLE VALANCIUNAS…
Entre Jonas Valanciunas y su amenaza exterior y la plástica versatilidad de Brandon Ingram, los Pelicans salieron lanzados en un inicio muy ágil y entretenido (12-18 con 6.59 en el reloj).
Sobre todo destacó el pívot, que destrozó la timorata defensa de los Clippers con 13 puntos en poco más de siete minutos (14-29 a falta de 3.28).
Willy Hernangómez realizó un gran mate en su primera jugada en ataque y Serge Ibaka le devolvió el golpe con una habilidosa bandeja para los Clippers, pero ninguno de los dos españoles saliendo del banquillo cambió la dinámica de un cuarto absolutamente dominado por los visitantes (22-37).
Aunque Ibaka trató de revolucionar el partido con dos triples seguidos en el segundo parcial, los Pelicans seguían encontrando al canasta rival con una facilidad pasmosa (33-46 con 8.14 para el descanso).
Se repetían una y otra vez los fallos de comunicación en la defensa de los Clippers, algo que se convertía en una catástrofe ante un Valanciunas tocado por los dioses.
Después de sus tres triples en el primer cuarto, el lituano sumó otros cuatro más para un inmaculado siete de siete desde el perímetro que catapultó a los de Nueva Orleans (39-60 a falta de 4.46).
Paul George encendió algo la ofensiva de los Clippers, pero los Pelicans se fueron con una sólida ventaja al vestuario (52-67) gracias a los monumentales 29 puntos de Valanciunas (11 de 15 en tiros).
La escasa intensidad defensiva de los Clippers se reflejó en el 58 % en tiros de los Pelicans y en su desventaja en el rebote (18 frente a 24).

… Y OPORTUNO INGRAM
Los Pelicans desperdiciaron una oportunidad de oro cuando los Clippers, presos de la ansiedad, acumularon 4 balones perdidos en los primeros cuatro minutos de la reanudación.
Pero los visitantes no aprovecharon ese momento clave y dejaron que Reggie Jackson con dos triples sacara a los locales de ese embrollo (61-73 con 7.37 por disputarse).
Los Clippers subieron la presión defensiva con un Eric Bledsoe que exhibía músculo a ambos lados de la pista.
Sin embargo, un Ingram siempre oportuno explotó las numerosas e incomprensibles perdidas de balón de los Clippers y creó un cómodo colchón para los Pelicans (78-90).
Valanciunas pareció quedarse sin magia en el último cuarto, una circunstancia que los Clippers intentaron rentabilizar tirando del vigor de Terance Mann y la constancia de Paul George (87-95 con 7.21 para el final).
El esfuerzo del alero estrella de los angelinos fue encomiable al frente del quinteto bajo de los Clippers.
Pero al final no pudo hacer nada ante un Ingram excelente y tenaz y un Valanciunas que, reapareciendo con un gran mate al contraataque, selló una muy valiosa victoria de los Pelicans.

DEJA UNA RESPUESTA