108-85: Los Knicks desquician en Nueva York a Luka Doncic y los Mavericks

0
104
Imagen de archivo de Luka Doncic (c) de los Mavericks. EFE/ Karen Pulfer Focht

Redacción deportes, (EFE).- Los Knicks pararon en seco, hasta el punto de desquiciar a los Mavericks, con una contundente victoria de 108-85 en Nueva York en la que el equipo de Dallas, con un Luka Doncic que sólo anotó uno de los nueve triples que lanzó, llegó a perder de 25 puntos .
Aunque Doncic terminó el partido con un doble doble de 21 puntos y 11 rebotes, el jugador esloveno tuvo una mala noche en la que cometió numerosos errores que se sumaron a un porcentaje de tiro del 11 % en triples y del 34,8 % en tiros de campo.
Y si Doncic sufrió, el joven alero canadiense de los Knicks, RJ Barret, demostró su creciente progresión al coronarse como el máximo anotador del partido con 32 puntos. Barrett ya es el jugador más joven de los Knicks con dos partidos consecutivos en los que ha hecho más de 30 puntos.
A pesar de todos sus problemas con la afición de los Knicks, Julius Randle también tuvo una buena noche, con un doble doble de 17 puntos, 12 rebotes, además de 8 asistencias. Igualmente, el pívot Mitchell Robinson hizo un doble doble de 19 puntos y 10 rebotes. Todo el cinco titular de los Knicks terminó con dobles dígitos en su haber.
En los Mavericks sólo Jalen Brunson, con 14 puntos, y Tim Hardaway Jr., con 13, además de Doncic, sumaron más de 10 puntos.
Los Mavericks llegaron a Nueva York en buen estado, con seis victorias consecutivas, incluidas la conseguida el domingo contra los todopoderosos Chicago Bull y el 5 de enero contra los Golden State Warriors de Stephen Curry.
Esa ristra de victorias habían aupado a los de Dallas al quinto puesto de la Conferencia del Oeste.

LOS KNICKS GOLPEAN PRONTO
Los Knicks empezaron golpeando primero. Evan Fournier, Robinson y Alec Burks ejecutaban con acierto el ataque y colocaban 10 puntos en el casillero para los locales en los cinco primeros minutos. En los Mavericks, Doncic, en su línea habitual, era quien se cargaba con la responsabilidad de anotar.
El esloveno hizo 5 de los 8 primeros puntos de los Mavs pero la estrella de europea no estaba acertado desde la línea de tres. Doncic falló los tres triples que intentó durante el primer cuarto.
El resto de sus compañeros tampoco estaban mucho mejor. Los Mavs sólo anotaron 2 de los 11 triples que lanzaron en los 12 primeros minutos, un 18,2 % de acierto.
Sin triples, los de Dallas no pudieron aguantar el ritmo de los Knicks y cuando acabó el primer cuarto, los de Nueva York estaban arriba 30-21.
En el segundo cuarto, los Mavs siguieron sin puntería desde más allá de la línea de triples a pesar de que sus tiradores contaron con buenas oportunidades. El único triple de los de Dallas en el periodo llegó de la mano del pívot de emergencia Marquese Chriss.
Doncic sólo intentó un triple y lo falló. Lo mismo que Tim Hardaway Jr.
La falta de fortuna en la larga distancia obligó a los de Dallas a concentrarse en el juego interior, lo que mejoró ligeramente su rendimiento.

LOS ERRORES DE DONCIC
Los Knicks no sufrían los problemas de larga distancia de sus rivales. En el segundo cuarto, los de Nueva York ejecutaron 4 de los 9 triples lanzados.
Con un juego más equilibrado, cuando acabó el segundo cuarto, cuatro jugadores de los Knicks estaban en dobles dígitos: RJ Barret, Julius Randle, Alec Burks y Evan Fournier.
Los locales se fueron al descanso con 11 puntos de ventaja, 56-45, gracias a la falta de acierto de los Mavs desde más allá de la línea de tres.
Al inicio de la segunda mitad, los Mavs se acercaron brevemente a 7 puntos, 58-51, pero una serie de fallos consecutivos de Doncic permitieron a los Knicks contestar con un parcial de 11-0 y dejar el marcador en 68-51 a los cuatro minutos del inicio del tercer cuarto.
La ventaja de los Knicks llegaría a los 20 puntos poco después, 72-52. Con Doncic en el banquillo, los Mavs recortaron la ventaja 2 puntos y al final del cuarto el luminoso marcaba un decisivo 84-66 para los de Nueva York.
Doncic volvió a la cancha al inicio del último cuarto pero dos nuevos errores consecutivos del esloveno permitieron que los Knicks aumentaran su ventaja a los 22 puntos, 90-68.
El esloveno no podía ni anotar canastas fáciles y tras su último fallo, una entrada sin grandes dificultades a falta de 2 minutos para el final del partido, Doncic se retiró definitivamente.
Los Knicks llegaron a estar 25 puntos arriba, 108-83, a falta de 39 segundos para la bocina final aunque cuando finalmente se cumplieron los 48 minutos de juego, el marcador se quedó en 108-85.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here