115-92: Los Cavaliers imponen su ley y paran en seco a los Chicago Bulls

0
169
Jarrett Allen (der.) de los Cleveland Cavaliers defiende contra Zach LaVine (izq.) de los Chicago Bulls durante la primera mitad del partido de la NBA entre los Cleveland Cavaliers y los Chicago Bulls, en Rocket Mortgage Fieldhouse en Cleveland, Ohio, EE. UU. EFE/ David Maxwell

Redacción deportes, (EFE).- Los Cavaliers cortaron en seco la racha de victorias de los Bulls al derrotar a los de Chicago en Cleveland por 115-92 en un partido en el que el equipo de Ricky Rubio nunca dio opción a los visitantes que por momentos llegaron a perder de 26 puntos.
El base titular de los Cavaliers, Darius Garland, fue el máximo anotador del partido, con 24 puntos a los que sumó 3 rebotes, 6 asistencias y 1 robo. Su compañero, el pívot Jarrett Allen, que se ha convertido en uno de los mejores centros del Ese, volvió a repetir un doble-doble con 13 puntos, 12 rebotes, 4 asistencias, 1 robo y 1 tapón.
Otra de las torres de los Cavs, el novato Evan Mobley, se quedó al borde del doble-doble con 16 puntos, 9 rebotes, 1 asistencia, 2 robos y 5 tapones. Mobley, uno de los mejores novatos de esta temporada, es el primer “rookie” de la NBA en 30 años que alcanza números tan altos en un partido.
Y Mobley es el primer novato de los Cavs, desde LeBron James, que coloca 5 tapones en un partido.
El español Ricky Rubio también se quedó al borde del doble-doble con 11 puntos, 9 asistencias, 4 rebotes y 1 robo. Rubio mejoró su porcentaje de tiro, que había decaído en los últimos partidos, y volvió a dirigir con acierto a unos Cavs que se han convertido en uno de los equipos revelación de la temporada.
El máximo anotador de los Bulls fue el alero Zach LaVine, con 23 puntos, 4 rebotes y 9 asistencias. El base Lonzo Ball hizo 19 puntos, 4 rebotes, 7 asistencias y 3 robos de balón mientras que el pívot Nikola Vucevic se llevó un doble-doble con 18 puntos, 12 rebotes y 2 tapones.

RACHA DE CUATRO VICTORIAS DE LOS BULLS
A pesar de las bajas de DeMar DeRozan, Coby White y Javonte Green, los Bulls llegaron al Rocket Mortagage FieldHouse de Cleveland con cuatro victorias consecutivas que les habían catapultado a la segunda plaza de la Conferencia Este, sólo por detrás de los Brooklyn Nets.
Los dos equipos iniciaron el partido de forma titubeante con LaVine y Vucevic tanteando las defensas de los locales y Allen y Mobley intentado imponer su dominio bajo los aros. Los dos hombres altos de los Cavs fueron responsables de los 9 primeros puntos de su equipo.
Cuando llegó la primera rotación en los Cavs, con la entrada de Rubio y Kevin Love por Garland y Mobley, los de Cleveland estaban 13-8 a falta de 6 minutos para el final del primer cuarto.
Y aunque los Bulls se llegaron a poner por delante poco después, gracias a los puntos de LaVine y Ball, en lo últimos 2.25 minutos, los Cavs hicieron un parcial de 8-3 para terminar el periodo 5 puntos por delante, 29-24.
Para entonces, Allen y Mobley ya imponían su ley bajo los aros, con sendos tapones de ambos a Tony Bradley.
En el segundo cuarto, los Cavs empezaron con un parcial de 7-0 para poner 12 puntos de diferencia, 36-24. Los Bulls se atragantaban con la defensa de los de Cleveland y sólo LaVine, con su explosividad, era capaz de hacer mella al escudo de los locales.
Pero el alero estrella de los Bulls también salió escaldado más de una vez y fue el receptor de 1 de los 2 tapones que Mobley impartió en el periodo.

ALLEN Y MOBLEY IMPONEN SU LEY
Al descanso, los Cavs ya estaban 9 puntos por delante, 52-43 y Rubio acumulaba 5 asistencias, 8 puntos y 3 rebotes en 13 minutos en la pista.
A la vuelta, los Cavs sólo tuvieron que mantener la disciplina defensiva para acabar derrotando la resistencia de los Bulls. Lavine, cansado de batallar casi en solitario, se quedó en 4 puntos en el tercer periodo, tras anotar sólo 1 de los 6 tiros de campo que intentó.
Ball asumió la carga de trabajo y anotó 9 puntos, incluidos 2 triples de otros tantos intentos, en ese cuarto.
Pero los Cavs volvieron a superar a los Bulls, anotaron 30 puntos, 7 más que los visitantes, con el veterano Love como el más efectivo con 9 puntos en el tercer cuarto, fruto de 3 triples anotados de 5 intentos.
Con un 82-66 al inicio de los 12 minutos finales, los Cavs volvieron a apretar el acelerador. Un parcial de 7-2 en los 2 primeros minutos del último cuarto les alejó a 89-68, con Allen haciendo de las suyas bajo el aro de los visitantes.
Cuando la diferencia llegó a los 20 puntos, 91-71, a falta de 8.34 para el final, Billy Donovan, el entrenador de los Bull hizo un último intento y colocó en la pista LaVine y Vucevic. Para entonces era demasiado tarde. Los Cavs llegaron a estar 26 puntos por delante, 104-78, a falta de 5 minutos para el final.
Donovan sacó a la pista al banquillo y dio por terminada la noche, incapaz de conseguir la quinta victoria consecutiva de los Bulls.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here