119-104. Curry se queda solo ante unos aguerridos Clippers

0
69
Imagen de archivo del jugador de Golden State Warriors, Stephen Curry. EFE/EPA/JUSTIN LANE

Los Ángeles (EE.UU.),(EFE).- Stephen Curry, con 33 puntos y 8 triples, se quedó demasiado solo en la visita de los Golden State Warriors a Los Angeles Clippers, que se impusieron presumiendo de rabia y corazón con una enorme actuación colectiva de todo el equipo (119-104).
Los Clippers, en una de sus partidos más completos de la temporada, no perdieron el tiempo con galanterías en San Valentín.
Mordiendo en cada jugada en defensa y con mucho arrojo en ataque, los angelinos fundieron a unos Warriors que perdieron el norte en el tercer cuarto (33-19) y que en muchas partes del encuentro parecieron fuera de sitio y escasos de energía.
Un Terance Mann incansable y muy sacrificado (25 puntos, 7 rebotes y 6 asistencias) lideró a un quinteto de los Clippers en el que todos sumaron al menos 10 puntos.
También destacaron Reggie Jackson en la dirección (19 puntos, 8 rebotes y 9 asistencias) e Ivica Zubac martilleando en la pintura (18 puntos y 8 rebotes).
Los Clippers metieron el 56,5 % de sus tiros y sumaron 54 puntos en la pintura mientras que los Warriors echaron de menos la mejor versión de Klay Thompson (7 puntos con un deficiente 3 de 14 en tiros).

CURRY SIN AYUDAS
Sin Paul George ni Kawhi Leonard, los Clippers han aprendido a confiar en el poderío de su equipo más que en actuaciones individuales.
Con esa receta se presentaron hoy alternando las aportaciones de Ivica Zubac, Marcus Morris y Reggie Jackson en los primeros minutos.
Pero el cuarto inicial acabó siendo una exhibición de Stephen Curry.
El base metió 16 puntos (con 4 de 5 en triples) y parecía que ya estaba modelando una de esas noches mágicas en las que es un huracán en la pista que nadie puede frenar (34-37).
Lejos de perder la cabeza, los Clippers se ciñeron a su plan.
De nuevo sacando petróleo de todos sus jugadores, los angelinos le dieron la vuelta al marcador con integrantes de la segunda unidad como Robert Covington o Isaiah Hartenstein (42-41 con 9.27 para el descanso).
Curry volvió con una nueva avalancha de las suyas, pero un fantástico parcial de 13-0 de los Clippers, cimentado en su mayor ímpetu en ataque y una defensa que colapsó la fluidez ofensiva de los Warriors, les dio la ventaja al descanso (61-59).

MONÓLOGO LOCAL
Los Clippers tenían claro cómo llevarse el partido: repitiendo exactamente lo que habían hecho en esos últimos y brillantes minutos del segundo cuarto.
Así, el tercer parcial fue un monólogo absoluto del conjunto local, avasallador en ataque (66,7 % en tiros en ese cuarto) con un Terance Mann en estado de gracia (14 puntos en ese parcial) y con una defensa abrumadora que no daba ni un solo respiro a los Warriors.
El hundimiento de los de Steve Kerr, que no ocultó su enfado ante lo que veía en la cancha, fue evidente con su 1 de 7 en triples y los insuficientes 4 puntos de Curry.
En el otro lado, todos querían disfrutar de su parte del pastel: desde Zubac hasta Jackson pasando por Morris o Batum (94-78).
Ya en el último cuarto, la remontada de los Warriors empezaba a entrar en el terreno de lo heroico puesto que tardaron casi tres minutos en anotar sus primeros puntos (97-81 a falta de 9.10).
Así, los Clippers no dejaron espacio a la sorpresa y, con Mann y Covington como verdugos, sentenciaron a unos Warriors impotentes y que tiraron la toalla a falta de 7 minutos con Curry y Thompson ya en el banquillo.
David Villafranca

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here