131-107: Los Suns se vengan de los Bucks con un Chris Paul magistral

0
129
EFE/EPA/ERIK S. LESSER/Archivo

Redacción Deportes (EE.UU.), (EFE).- Con Chris Paul dando una lección magistral de dirección, los Phoenix Suns derribaron de forma contundente a los Milwaukee Bucks (131-107) y vengaron así su derrota en las pasadas Finales de la NBA ante el equipo de Giannis Antetokounmpo.
Paul anotó 17 puntos pero sobre todo brilló repartiendo juego con 19 asistencias, una más que las 18 que logró el equipo de los Bucks al completo.
El veterano base, que solo perdió 2 balones, tuvo a su mejor compañero en Deandre Ayton, soberbio en el juego interior con 27 puntos (12 de 14 en tiros) y 7 rebotes y que fue clave en el despegue de los locales en el tercer cuarto.
Los Suns, el equipo con el mejor balance de la NBA y que ahora lleva cuatro victorias seguidas, demostraron una gran compenetración de todo su colectivo, anotaron un 56,7 % en tiros y tuvieron a siete jugadores por encima de los 10 puntos.
En los Bucks, que se desinflaron a finales del segundo cuarto y comienzos del tercero, Khris Middleton y Jrue Holiday (21 puntos por cabeza) fueron los más destacados en una noche gris de Giannis Antetokounmpo (18 puntos con 5 de 14 en tiros, 7 rebotes y 8 asistencias).
Este fue el primer partido entre Suns y Bucks desde que el pasado julio los de Milwaukee se llevaran su primer anillo en 50 años (4-2).
En el día en que anunciaron el fichaje del español Serge Ibaka, la peor noticia para los Bucks fue la lesión durante el partido del versátil Pat Connaughton, muy importante en la rotación de Mike Budenholzer y que se rompió un dedo de la mano derecha.

OBJETIVO: FRENAR A ANTETOKOUNMPO
El partido arrancó con las revoluciones a tope y como si se tratara de un encuentro decisivo de ‘play-off’.
Impulsados por el ánimo de revancha, los Suns movieron el balón con mucho criterio y buscaron las ventajas de Deandre Ayton (10 puntos en el primer cuarto) en la pintura tras bloqueo y continuación.
La generosidad e intensidad en defensa de los Suns consiguió contener -en cierta medida- a Giannis Antetokounmpo.
Pero los Bucks acudieron a unos muy dinámicos Jrue Holiday (12 puntos) y Khris Middleton (9 puntos) para cerrar el primer parcial por delante (31-34) amparándose en su acierto desde el triple (5 de 10 frente al 1 de 8 de los Suns).
La entrada de Bismack Biyombo aportó esfuerzo y potencia en la pintura a unos Suns algo imprecisos en tiros aparentemente fáciles.
Devin Booker, que había mostrado algunos destellos pero que no estaba a su mejor nivel, sumó una preocupante tercera falta con 6.36 para el descanso.
El partido se movía en la más absoluta igualdad, con los dos equipos turnándose en el mando, hasta que Chris Paul, al que le costó algo carburar, le dio un notable impulso a los Suns para irse al vestuario con una diferencia escasa pero muy valiosa (64-56).

AYTON GOLPEA, PAUL DECIDE
En la reanudación, Ayton se convirtió en un gigante de la zona.
Imparable para cualquier defensor de los Bucks que intentara detenerle, el pívot de los Suns sacó a relucir todos sus recursos con canastas al poste, ganchos y mates aprovechando alley-oops (76-61 con 6.37 por jugarse).
Como si se hubieran quitado un peso de encima, el resto de piezas de los Suns empezaron a funcionar con precisión.
Los de Phoenix rozaban la ventaja de los 20 puntos, con Paul a la batuta y Mikal Bridges torpedeando a los Bucks desde el triple, y finalmente lo lograron con un mate de Cam Johnson sin oposición que resumió la rotunda superioridad de los locales en el tercer cuarto (97-77).
Middleton y Holiday no bajaron la cabeza y trataron de orquestar una reacción a la desesperada en el último parcial.
Pero Paul, que fue el dueño del partido cuando quiso y como quiso, se encargó de sellar la victoria de los Suns.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here