92-95. Los Mavs, con Doncic tocado, le amargan la fiesta a los Celtics

0
136
Fotografía de archivo en la que se registró al Luka Doncic, base esloveno de los Mavericks de Dallas, en el coliseo FedEx Forum, en Memphis (Tennessee, EE.UU.). EFE/Karen Pulfer

Redacción deportes, (EFE).- Dallas Mavericks ganó en casa de Boston Celtics (95-92) tras sobreponerse al susto de Luka Doncic en una caída en la que se hizo daño en la pierna izquierda en el primer cuarto de un partido que se decidió tras una revisión de una falta del esloveno sobre Marcus Smart que los árbitros anularon tras verla en los monitores, con lo que amargó la fiesta preparada para la retirada de la camiseta de Kevin Garnett a la finalización del mismo.
El esloveno empezó el partido dominando todo lo que ocurría en el ataque de su equipo, participando en 14 de los 18 puntos anotados por sus Mavs en unos primeros 12 minutos en los que dio el susto.
El que fuera jugador del Real Madrid se hizo daño en una penetración a canasta a los nueve minutos y medio de partido nada apoyar, tras el salto, solo con la pierna izquierda e inmediatamente se echó la mano a dicha zona y con claros gestos de dolor. Se tocó los isquiotibiales y también se apretó el músculo para intentar medir las dolencias.
Intentó seguir, pero, incluso anotando dos puntos en una acción similar, acabó yéndose al banquillo tras pedir el cambio con 40 segundos por delante del primer cuarto. Saltaron las alarmas en los Mavericks, sobre todo al ver que quedan cuatro semanas para que arranquen los ‘playoffs’ por el título, pero Doncic pudo volver a pista.
Tras colocarle un sistema de electroestimulación en la zona dolorida, retornó al parqué con seis minutos por jugar antes del descanso, en los que se le vio aún molesto, sin forzar en las ayudas defensivas y en los que solo sumó dos puntos y una asistencia.
Sin embargo, sus Mavs no se fueron mucho de un partido que se jugó a pocos puntos. Los Celtics impusieron su juego en ese tramo dubitativo de Doncic, el que les hace ser la mejor defensa de la NBA en 2022 y protagonizar un resurgir tras un inicio lleno de dudas que les coloca en la amplia terna de favoritos al anillo que a la que, tras su victoria, la franquicia de Texas oposita a meterse.
Amagaron con romper el encuentro tras dos mates con mucha fuerza de Jaylen Brown, el segundo festejándolo junto a Kevin Garnett, ganador de un anillo con la franquicia de Boston y al que esta le retira la camiseta con su clásico dorsal ‘5’ al concluir el encuentro. Después, Jayson Tatum acompañó el subidón en el ambiente con cinco puntos consecutivos.
Los de verde llegaron a ponerse +11, pero un triple forzado sobre la bocina de Spencer Dinwiddie colocó la desventaja de los Mavs en ocho puntos antes del descanso y fue una muestra de que los tejanos habían llegado a Boston para pelear el encuentro.
Y lo deostraron en un tercer cuarto en el que metieron tantos puntos (38) como anotaron en los 24 minutos anteriores. 11/15 en tiros de campo, 40% en el triple y doblando bien el balón ante los dos contra uno defensivos que le hacían a Doncic para, sin estar bien del todo físicamente, no dejarle tiempo para pensar y encontrar a los secundarios, con mención especial para un Dorian Finney-Smith que metió ocho puntos de forma consecutiva para encabezar el parcial 15-2 que puso a los Mavericks tres puntos arriba para encarar el último cuarto.
Un último periodo que continuó con la tónica igualada entre dos estilos marcados, entre los que se impuso el de los Mavs. Aclarados para un Luka que con el paso de los minutos fue olvidando las molestias, buen movimiento de la pelota y triples desde la esquina para llevarse un duro partido en casa de unos Celtics en los que Tatum y Brown estuvieron desaparecidos en los instantes clave y fue Marcus Smart quien asumió los tiros, sin aciertos y malas decisiones.
Tras un triple de Doncic y una asistencia para otro buen tiro de tres de Dinwiddie, los visitantes se pusieron tres arriba a falta de nueve segundos. Una ventaja que pareció esfumarse en una falta del esloveno en el triple de Smart, pero Kidd pidió la revisión que tienen disponible todos los entrenadores en una ocasión para cada encuentro y los colegiados, a pesar de que el esloveno tocó al estadounidense, concretaron que fue este último quien buscó el contacto y corrigieron su decisión.
Tras el salto para dirimir quién tendría la posesión, los Celtics no lograron generar ventaja y Tatum se jugó un triple lejano y forzado que no entró, desatando la celebración de rabia de un Doncic que, sin estar en plena forma, volvió a ser decisivo para que su equipo lograse una importante victoria en el ‘NBA Sundays’.
Óscar Maya Belchí

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here