99-94: Carmelo y Davis reducen a los Blazers mientras esperan a LeBron

0
70
Los Ángeles (Estados Unidos) EFE/EPA/CAROLINE BREHMAN

Los Ángeles (EE.UU.), (EFE).- Carmelo Anthony al principio y Anthony Davis al final fueron fundamentales para que Los Angeles Lakers ganaran a los Portland Trail Blazers (99-94) mientras siguen esperando el regreso de LeBron James, que se ha perdido los últimos cuatro encuentros por molestias en la rodilla.
Carmelo desde el tiro (24 puntos, con 8 de 12 en intentos, y 8 rebotes) y Davis, con mucho sacrificio en el juego interior (30 puntos y 15 rebotes), consiguieron doblegar a los Blazers en un partido no especialmente convincente de los Lakers pero que les permite darse un respiro después de tres derrotas seguidas.
Norman Powell (30 puntos y 5 rebotes) y Jusuf Nurkic (16 puntos y 13 rebotes) lideraron a unos Blazers que llegaron con opciones al final pero que echaron de menos la mejor versión de CJ McCollum (5 de 17 en tiros para 15 puntos).
McCollum no fue una excepción en una noche de muy pobre puntería con ejemplos como los de Russell Westbrook (3 de 12 en tiros), Malik Monk (2 de 10), Robert Covington (0 de 8) o Ben McLemore (1 de 9).
Los Lakers tratarán de confirmar su reacción el jueves en el enfrentamiento que les medirá a sus vecinos y rivales de Los Angeles Clippers.

LETAL CARMELO…
Con Anthony Davis como ancla y punto de referencia en el poste, los Lakers empezaron con buen pie y abrieron distancia ante unos Blazers poco precisos (16-8 con 5.55 por jugarse).
Carmelo Anthony entró al partido antes de lo normal por la segunda falta de Stanley Johnson, pero no le pilló desprevenido ya que sobresalió con 10 puntos sin fallo (incluidos dos triples) e impulsó a los Lakers en un cuarto de claro dominio local (28-16).
CJ McCollum, el mejor anotador de los Blazers, se fue de vacío en el primer parcial tras un 0 de 6 en tiros.
El banquillo siguió dando alegrías a los Lakers puesto que Dwight Howard se hizo fuerte en la zona mientras descansaba Davis (37-29 con 6.57 para el descanso).
Los Blazers habían dado un paso al frente en la parcela defensiva, pero todavía tenían mucho que afinar en ataque.
Esa mejoría llegó desde el exterior con dos triples de Jusuf Nurkic y uno más de Anfernee Simons que obligaron a Frank Vogel a parar el partido tras un parcial de 2-9 (39-38 a falta de 5.17).
Entre Anfernee Simons, Jusuf Nurkic y Norman Powell le habían cambiado la cara a unos Blazers ahora sí competitivos, y fue Powell el que, con una canasta sobre la bocina, dejó el encuentro totalmente abierto tras la primera mitad (54-53).
Los Lakers llegaron a ganar de 13 y Anthony anotó en la primera parte 18 puntos (6 de 7 en tiros), pero la defensa de los de púrpura y oro naufragó en el segundo cuarto (26-37 para los Blazers).

… Y POTENTE DAVIS
McCollum solo metió 3 puntos en los dos primeros cuartos (1 de 9 en tiros) así que era cuestión de tiempo que despertara de su letargo.
Así lo hizo en la reanudación con 8 puntos seguidos (incluidos dos triples) que le dieron a los de Portland su primera ventaja de la noche (59-63 con 9.26 en el reloj).
La película se repetía para unos Lakers muy dados esta temporada a desinflarse en los terceros cuartos.
Pérdidas de balón, desajustes defensivos, ataques sin sentido, problemas para cerrar el rebote…
Los Lakers parecían haber tirado a la basura su brújula pero, por fortuna para ellos, los Blazers no sacaron mucho rédito de su bajón (72-75).
Con todo por resolverse en los últimos doce minutos, Talen Horton-Tucker, desaparecido hasta entonces, resurgió con 5 puntos seguidos y los Lakers recuperaron el control del duelo refugiándose en su defensa (84-81 a falta de 6.47).
El alma de ese tramo de los angelinos fue Davis.
Muy dispuesto a pelearse con todos en la zona y mucho más concentrado en el marcaje a Nurkic, el pívot también regaló destellos en ataque como un triple que forzó el tiempo muerto de Chauncey Billups (88-83 con 4.42 por jugarse).
Los desubicados entonces eran los Blazers, muy poco fluidos en la parte ofensiva y a los que les empezaban a salir por las orejas las pérdidas de balón (4 en los tres primeros cuartos y 8 más solamente en el último).
Aun así, Powell llegó a empatar el partido con un triple (89-89 con 2.49 por jugarse).
A partir de ahí, Davis se puso al volante de los Lakers, se hizo un gigante en la lucha por el rebote y finiquitó una más que necesaria victoria para los Lakers.
David Villafranca

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here