Aerosoles contaminantes pueden aumentar la actividad de tormentas

Investigadores del MIT desarrollaron un mecanismo capaz de determinar el comportamiento de las nubes respecto a su relación con aerosoles contaminantes

NotiPress.- Científicos del Instituto de Tecnología de Massachussets (MIT) observaron que grandes concentraciones de aerosoles causados por contaminación pueden aumentar la actividad de tormentas. La creación de tormentas se da regularmente a una altura de entre 10 y 15 kilómetros, así, cuando partículas de aerosoles llegan a dicha altura, pueden funcionar como la semilla de formación de cuerpos nubosos.
Los aerosoles son cualquier conjunto de partículas suspendidas en el aire normalmente generadas por la quema de biomasa, la contaminación de barcos, fábricas y escapes de automóviles. De igual forma, los aerosoles contaminantes pueden crearse por erupciones volcánicas y tormentas de arena. Los aerosoles sirven como superficies aéreas donde el vapor de agua alrededor de éstas se puede condensar y formar gotas de agua en grupo simulando una nube. Estas gotas pueden fusionarse y eventualmente caer en lluvia.
A través de un mecanismo desarrollado por científicos del MIT llamado mecanismo de restricción de humedad, los investigadores observaron cómo las grandes concentraciones de aerosoles pueden desarrollar tormentas al incrementar la humedad en el aire alrededor de las nubes. Tim Cronin, profesor asistente de ciencias atmosféricas en el MIT, señaló que es posible que, al limpiar la contaminación, las ciudades puedan presentar menos tormentas. “En general, esto proporciona una manera de que los seres humanos puedan tener una huella en el clima que realmente no hemos apreciado mucho”, agregó.
Cronin junto al coautor del estudio, Tristan Abbott, estudiante graduado del MIT, informaron, si el aire alrededor es seco, las nubes pueden absorber más humedad y bajar su temperatura interna. Esa situación provoca que la nube, cargada de aire frío, sea más lenta para elevarse a través de la atmósfera. Por otra parte, si el aire circundante es relativamente húmedo, la nube será más cálida por dentro. Asimismo, se elevará más rápido entre 10 o 15 kilómetros, generando una corriente ascendente capaz de provocar una tormenta eléctrica.
Una de las posibles explicaciones sobre la relación entre aerosoles y tormentas eléctricas proporcionada por los investigadores fue, si una nube contiene muchas partículas de aerosol, podría ser capaz de evaporar más agua en su entorno. Así, esto puede aumentar la humedad del aire circundante y proporcionar un ambiente favorable para el desarrollo de tormentas eléctricas, un fenómeno particularmente captado en regiones tropicales.
El equipo de científicos espera que este mecanismo ayude a modelos climáticos a predecir cómo las tormentas eléctricas pueden variar al cambiar los niveles de aerosoles suspendidos en el aire, y así, evitar catástrofes o inundaciones en regiones donde las tormentas son constantes.

Comparte tu opinión.