Alcaraz-Sinner: un éxito en la pista y un problema en la planificación

0
249
Carlos Alcaraz de España (d) le da la mano a Jannik Sinner de Italia (i) después de derrotarlo durante un partido de cuartos de final de cinco horas en el US Open Tennis Championships en el USTA National Tennis Center en Flushing Meadows, Nueva York, Estados Unidos. EFE/EPA/JASON SZENES

Nueva York (EE.UU.), (EFE).- El duelo ganado por Carlos Alcaraz ante Jannik Sinner, que terminó a las 2.50 am de Nueva York, tras más de 5 horas, y uno de los mejores en la historia del US Open, llevó al extremo el problema de un programa que termina habitualmente de madrugada y condiciona a jugadores y público.
Si el espectáculo en el campo fue de los mejores en la historia del tenis, con dos jugadores que representan el presente y el futuro de este deporte, en Estados Unidos es cada vez más frecuente la pregunta sobre si la organización del torneo debería volver a plantear el formato del programa nocturno para evitar que los últimos partidos terminen por la madrugada y en un estadio semi vacío.
El ruso Daniil Medvedev, que llegaba a Flushing Meadows como número uno del mundo, reconoció repetidamente que “es complicado encontrar ritmo” cuando se tiene que afrontar un partido pasadas las 22.
El pasado lunes, Alcaraz acabó su partido de octavos de final contra el croata Marin Cilic en torno a la 1.45 local. Este miércoles, su duelo con Sinner terminó a las 2.50, tras cinco horas y quince minutos en la pista.
El programa nocturno de Flushing Meadows comienza a las 19 locales y prevé dos partidos, uno del circuito femenino y uno del masculino. Al tratarse de partidos al mejor de los cinco sets en el torneo masculino, los encuentros suelen superar las tres horas de duración y acaban de manera constante después de las doce de la noche.
Se trata de un programa que busca aprovechar el horario de máxima audiencia televisiva en Estados Unidos, a partir de las 19, pero en muchos casos este tipo de planificación termina afectando negativamente al menos uno de los dos encuentros.
Es un problema que impacta directamente a los jugadores. Cabe destacar que, tras el encuentro, los tenistas deben comparecer en rueda de prensa, además de realizar una serie de ejercicios de recuperación, lo que requiere, al menos, otra hora.
Pero también impacta al producto en general. Es habitual ver la pista Arthur Ashe vaciarse en varios sectores cuando se acercan las doce de la noche, en particular en días laborables como fue este miércoles.
Así, el Alcaraz-Sinner empezó en un estadio repleto con más de 23.000 aficionados y acabó a las 2.50 con menos de la mitad de ese número.
Del centro de tenis USTA Billie Jean King, ubicado en el Queens, se necesitan más de 45 minutos para llegar a Manhattan con el transporte público y muchos espectadores renuncian al espectáculo para evitar regresar demasiado tarde a sus casas.
Si bien el torneo ha registrado varios récords de telespectadores en la cadena ‘ESPN’, en particular para los encuentros de la estadounidense Serena Williams en la primera semana y en horario de máxima audiencia, el hecho de que otros encuentros de primer nivel terminen tan tarde dificulta la difusión del producto.
El programa de este jueves volverá a comenzar a las 19 locales y prevé las dos semifinales femeninas, entre la polaca Iga Swiatek y la bielorrusa Aryna Sabalenka y entre la francesa Caroline García y la tunecina Ons Jabeur.
Eso sí, las finales masculinas, disputadas al mejor de los cinco sets, empezarán a las 15 y a las 19 locales este viernes.
Las finales se disputarán el sábado y domingo con comienzo a las 16 locales.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here