AMLO: Ponchado

“En este país siempre hemos confundido

lucidez con terquedad.

Creemos ser lúcidos,

pero en realidad somos tercos.”

Roberto Bolaños

El presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, se ha ponchado en el juego de sus relaciones con los mexicanos del exterior en los Estados Unidos.

STRIKE ONE

El único viaje que ha hecho al exterior Andrés Manuel López Obrador fue para reconocer a Trump, llamarlo amigo de México (?) e inexplicablemente hacer un discurso, fuera de lugar, en su viaje a legitimar el nuevo acuerdo comercial entre Canadá, Estados Unidos y México.  En su discurso sorprendió a propios y extraños a nivel mundial diciendo frente a Trump: “quiero estar aquí para agradecerle al pueblo de E.U., a su gobierno y a usted presidente Trump, por ser cada vez más respetuosos con nuestros paisanos mexicanos”, dijo AMLO desconcertándonos a todos. Agregando: “Lo que más aprecio es que usted nunca ha buscado imponernos nada que viole o vulnere nuestra soberanía”.  Para los que vivimos de este lado nos parecía que el presidente que elegimos vivía en otro mundo, o mentía flagrantemente.  Pocos grupos, como los mexicanos avecindados en esta nación, hemos sufrido los embates de un gobierno encabezado por un racista declarado y desquiciado, y no hay referencias de un mandatario mexicano que haya aceptado las imposiciones abusivas y violadoras de los derechos humanos de hermanos centroamericanos y de otras naciones de Hispanoamérica al ser deportados con la ayuda de México y detenidos de pasar en las fronteras del sur de México.  La soberanía de México se ha visto seriamente dañada. “Strike one” abanicando.

STRIKE TWO

Nos despreció al no reunirse con nosotros.  Los mexicanos en la diáspora, la mayor parte en los Estados Unidos, contribuimos enorme e indiscutiblemente con la economía de México a través de las remesas.  Estas se han convertido en el renglón más productivo llegando a una cifra récord de 2, 574 millones de dólares.  Más aún, estas remesas favorecen algunas de las regiones más pobres del país.  Son las remesas que enviamos un indiscutible colchón de seguridad para la maltrecha sociedad mexicana abatida por la inseguridad y la inequidad que sufrimos.  Por lo anterior solamente, aunque hay muchas razones más, mínimamente pudo haberse reunido AMLO con algunos representantes de los grupos de la diáspora mexicana. Sus razones: “nos queremos ajustar al programa, porque si vamos con un grupo tenemos que ir con otro…”.  ¡Qué barbaridad!  Qué tremendo problema para el presidente de los mexicanos tener que reunirse con muchos grupos.  Los empresarios mexicanos en Estados Unidos no importan, los líderes de grupos que protegen de tanto abuso a los indocumentados no importan, los académicos mexicanos no importan, las remesas y la oportunidad de estimular a los mexicanos de esta nación, no importa.

Si lo anterior es inexplicable simbólicamente, desde el punto de vista político volvió a perder soberanía, identidad, y falló a protocolos elementales, al no tener un saludo ni personal, ni por teléfono, ni por escrito con el entonces candidato Joseph Biden Jr.  Cualquier alto funcionario visitando los Estados Unidos de cualquier nación incluye este detalle, puesto que ha sido tradicional y una muestra básica de respeto a los procesos democráticos que anticipan que quien resulte triunfador en la contienda política tendrá respeto de México y un socio comercial estratégico. “Strike two” tirándole.

STRIKE THREE

En una de las campañas más reñidas, discutidas, y trascendentes, por escaso margen Biden derrotó a Trump.  En cuanto el conteo de los votos electorales se hizo irreversible, las figuras de otras naciones enviaron sus felicitaciones al electo nuevo presidente, Biden.  Algunas de las declaraciones tenían ingenio y elocuencia, como la de la alcaldesa de Paris Anne Hidalgo: “Bienvenidos de regreso a Estados Unidos” (Welcome back America!)  En realidad, esas tres palabras sintetizaron el sentir de la inmensa mayoría del mundo a la sanidad mental con respecto a la política extremista de los Estados Unidos encabezada por Trump como villano paranoico.  Eran cientos de naciones y ciudades felicitando a Biden y Harris: el Reino Unido, Noruega, Portugal, Colombia, Bélgica, India, Canadá, Escocia, Grecia, Malta, Alemania, Zimbabue, Francia, Irlanda y muchos más.  Inexplicablemente, a diferencia de todos los gobiernos en la historia de México, AMLO dijo: “No podemos intervenir en la política de otros países, tenemos que ser respetuosos.”  ¿Intervenir, respetuosos?  Al no reconocer el triunfo de Biden, el presidente de México emula a Putin, y Bolsonaro, de Rusia y Brasil respectivamente, y ambos alejados de ser modelo de líderes y ciertamente se ven como aliados de los autoritarismos de Trump.

Sin embargo, abrumadoramente los mexicanos votaron por Biden; reconocer el indiscutible y legítimo triunfo de Biden por parte de López Obrador, sería un hit doble, que mucho necesitamos en esta nación donde somos perseguidos. Pero, parte de las justificaciones que han ofrecido es que hasta que las disputas legales estén resueltas se emitirá en México una opinión.  Hasta los niños saben en esta nación que las demandas de Trump son inventadas ante una de las elecciones más limpias en la historia.  ¿En qué mundo vive AMLO y su canciller Marcelo Ebrard?  ¿Quiénes son sus asesores?  ¿Por qué perciben realidades tan diferentes?  “Strike three” cantado, y ponchado.

¿QUÉ PASA CON AMLO?

Se ha especulado mucho que AMLO es terco, y que no escucha razones.  Otra forma de verlo sería que es un fenómeno sagaz y extraordinario para ver y anticipar lo que la mayoría no vemos.  También se puede especular que tiene miedo y se subyuga ante personajes como Trump.  Muchos dicen que en el fondo son parecidos y que el mexicano tiene una inexplicable simpatía por el político psicópata que es Trump.

MATANDO A LA GALLINA DE LOS HUEVOS DE ORO

Mientras el tiempo nos dará explicaciones y razones que ahora no entendemos, los mexicanos en los Estados Unidos, nos perdemos cada vez más sin ser comprendidos aquí, ni allá.  Muchos diariamente pierden su identidad y conexión con México.  Las remesas sufrirán en el futuro y lentamente morirá, por falta de atención, la gallina de los huevos de oro.

EL JUEGO NO SE ACABA HASTA QUE SE ACABA

Andrés Manuel, amablemente le recordamos que los mexicanos en los Estados Unidos votamos favoreciéndolo en mayores proporciones que nuestros hermanos del sur del Río Bravo, a pesar de tantas dificultades que nos pone para votar el Instituto Nacional Electoral y los partidos.  Por lo tanto, lleva usted un “out,” le quedan otros dos “outs” en este ‘inning”, y el juego tiene nueve entradas.  El resultado puede cambiar.  Queremos ayudarle a ganar el juego.  Déjese ayudar.

Comparte tu opinión.