BIDEN

(Primera de dos partes)

Una de las sanciones por negarse a participar en la política [VOTAR]

es que terminas siendo gobernado  por los más inferiores.

PLATÓN

Por mucho tiempo lo apodaban AMTRACK JOE, por su constancia en el uso del tren.

 

¿ES CAPAZ JOE BIDEN?

Su nombre completo es Joseph Robinette Biden Jr., sus ancestros son de origen irlandés, inglés, y francés, nació en Pensilvania, pero se crió en Delaware, en el seno de una familia católica apostólica romana.  Delaware, es el estado más pequeño en extensión; Joe Biden se convirtió en uno de los senadores más jóvenes, y uno de los más antiguos.  Seis veces fue reelecto para el senado, hasta convertirse en el vicepresidente de Barack Obama. Su prestigio era indudable como un gran negociador que tenía grandes relaciones con prominentes republicanos.  De hecho, fue uno de los que acarreó en hombros el féretro del legendario John McCain, Senador finado por Arizona, y dio un discurso memorable en sus honras fúnebres que representa un discurso clásico de cómo en la política americana se trasciende rivalidades bipartidistas para favorecer proyectos del congreso que apoyan a todos.

DEPORTISTA Y ANTIALCOHÓLICO

Jugó en la secundaria, preparatoria, y universidad béisbol y fútbol. Fue un buen deportista, esforzado, que favorecía el trabajo en equipo.  No prueba el alcohol, porque desde pequeño conoció el drama de las adicciones y porque indudablemente su carrera de servidor público le anticipó que era mejor se mantuviera al margen de ese flagelo.  Cuando le preguntaron por qué no bebía, contestó: “ya tenemos demasiados alcohólicos en la familia,” en realidad fue más una frase cliché porque nadie en su familia directa era alcohólico.  Su padre bebía, pero no era adicto.

EL HOMBRE DE LAS TRAGEDIAS

Si se pudiera relacionar las tragedias personales a la sabiduría de los gobernantes, con Joe Biden, habría garantía de extrema sapiencia.  Sólo tenía 30 años, y seis de casado con su primera esposa, cuando camino de comprar un árbol de navidad, con sus tres hijos, un tráiler los embistió muriendo su esposa, su bebita de 13 meses, y uno de los dos niños que también lo acompañaban quedó con grave lesión cerebral.  Después de 43 años su otro hijo Beau Biden, después de haber servido en las fuerzas armadas y ser el brillante fiscal del Estado de Delaware, murió de un cáncer cerebral. De muchas maneras, éste era el hijo con más identificación profesional en el servicio público.

A PUNTO DE RENUNCIAR A LA POLÍTICA

Curiosamente, cuando se enfrentó a la pérdida de su primera esposa y su hijita quedó con la responsabilidad de criar dos niños relativamente pequeños.  Biden, consideró y casi decidió, renunciar a su carrera de senador.  Sólo hacía dos meses que había sido electo para su primer puesto en el senado y ni siquiera había comenzado, pero prominentes políticos de ambos partidos lo convencieron de que no lo hiciera.

AMTRACK JOE

Por años, y hasta la fecha, tenía por costumbre tomar diariamente en la mañana el tren de Delaware a Washington D.C., travesía que duraba hora y media, para vivir en familia y en su contexto.  Por mucho tiempo lo apodaban AMTRACK JOE, por su constancia en el uso del tren, además de que siempre ha apoyado la expansión del transporte ferroviario porque él era un ejemplo viviente de las ventajas de éste.

SIGUEN LAS TRAGEDIAS

Biden ha sufrido dos aneurismas, o isquemias cerebrales, ambas en 1988.  Ambas cirugías fueron exitosas y tuvo una pronta recuperación.  Es un defensor de que la gente tenga buenos seguros médicos gracias a sus dramas personales que le han permitido experimentar en ciencia cierta el valor de tener adecuada atención médica.

QUIERO SER SENADOR Y PRESIDENTE

En 1971, cuando tomó su primer puesto como legislador de Delaware, rechazó a Nixon por manipulador y mentiroso, y en esos momentos dijo a sus allegados íntimos, “seré senador, y presidente porque esta nación no merece que le mientan.”  Tres veces se nominó para la presidencia, y a la tercera la ganó; pero estuvo a punto de perderla. Dicho de otra manera, casi medio siglo después de proponérselo se encuentra a punto de alcanzar su meta.

CUIDADO CON SUS DISCURSOS Y MAS CON SUS DEBATES

Tiene fama de ser un orador aceptable, pero no brillante.  Con frecuencia no se adhiere a los discursos escritos que le preparan e improvisa.  Más aún, tiene fama de audaz con expresiones arriesgadas, o sea, dice cosas sin pensarlo mucho que puede tener consecuencias importantes en el minado terreno de la política.  Es de suponerse que, en sus inminentes próximos debates con Trump, tendrá que preocuparse de eso y de no caer en las provocaciones de un mentiroso pertinaz como lo es el actual presidente.

EXPERIENCIA, EXPERIENCIA, Y MAS EXPERIENCIA

Si de experiencia se trata, Joe Biden la tiene de sobra.  Medio siglo de servicio público empezando como miembro del Consejo del Condado de New Castle, Delaware, hasta dos veces vicepresidente de los Estados Unidos con Obama.  Seis veces senador y miembro de los  comités de Relaciones Internacionales, y Judicial, ambos de gran trascendencia donde tuvo prominentes funciones sobre la guerra de los Balkanes, Irak y Afganistán en el primero; y en el segundo las trascendentales confirmaciones para jueces de la Suprema Corte de Robert Bork, que fue revocado en su nominación, y la de Clarance Thomas, a quien no apoyó, pero se coló.  La posición de Biden probó que Biden estuvo acertado en oponerse al único Juez afroamericano actualmente en la Corte Suprema.

El actual candidato es un negociador experimentado que sabe que no hay tratos perfectos y que si algo quieres recibir, algo tienes que dar.  Sus proyectos y legislaciones abarcan una amplia gama, propuso legislaciones contra la delincuencia y el crimen, reformas judiciales, apoyo a los matrimonios del mismo sexo, la participación de los homosexuales en el ejército, control de armas, contra el apartheid de Sudáfrica, y otros.

Comparte tu opinión.