Cambio climático podría ser factor para provocar sequías extremas en el Amazonas

Científicos analizan que de no tener una acción real para frenar el cambio climático, el Amazonas podría verse gravemente afectado por sequías extremas

NotiPress.- Con 6,7 millones de kilómetros cuadrados repartidos entre nueve países (Brasil, Perú, Bolivia, Colombia, Ecuador, Guyana, Venezuela, Guyana Francesa y Surinam) la selva amazónica es fundamental para el equilibrio ambiental en la región de América del Sur. Además, la convierten en una parte esencial para el ecosistema; sin embargo, estudios recientes señalan que el cambio climático podría generar una grave sequía en la también llamada Amazonia.

Esta región de bosque tropical tan importante no sólo en América, sino en todo el mundo,  corre el riesgo de sufrir una sequía extrema antes de lo previsto. Un estudio realizado por la Universidad de Leeds, en Reino Unido advierte que grandes áreas en la parte oriental del Amazonas se enfrentan a una severa sequía a finales de siglo.

La situación puede empeorar debido a que no se han tomado medidas factibles para frenar las emisiones de dióxido de carbono provocando un efecto invernadero. Ello podría desatar un aumento de sequías durante la estación más seca del Amazonas, ocasionando uno de los problemas más grandes de la selva tropical, los incendios forestales.

De acuerdo con los hallazgos publicados en la revista Environmental Research Letters, predicen reducciones en las precipitaciones comparables a las sequías observadas durante los peores registros (2005-2010) hasta ahora. En esa etapa la mortalidad generalizada de los árboles y los impactos hacia las comunidades amazónicas fue irreversible.

Jessica Baker, doctora en Escuela de la Tierra y Medio Ambiente de la Universidad de Leeds, quien además dirigió el estudio, expresó que la Amazonia está en riesgo por la deforestación y el cambio climático. “Las personas en Brasil y todo el mundo están preocupados por el futuro de la selva amazónica, su valiosa reserva de carbono y su biodiversidad”, dijo.

En el estudio, también encontraron que es probable un cambio en el clima amazónico bajo un escenario de calentamiento extremo, un hecho que para Baker debe hacer sonar las alarmas para los gobiernos internacionales, pues este recurso global vital no debe darse por sentado.

Una medida que propone la doctora Baker es proteger y expandir los bosques existentes para combatir de forma efectiva al cambio climático. “La cuenca del Amazonas contiene la selva tropical más grande del mundo y desempeña un papel importante en los ciclos globales del carbono y el agua”, puntualizó.

El equipo de investigación analizó resultados de 38 modelos climáticos conocidos de la Amazonia. Al descartar las predicciones climáticas sin fundamento, los patrones de cambio de lluvias futuras se volvieron más claros. Del total de modelos analizados, sólo un tercio realmente pudo ser funcional entre la atmósfera y la superficie terrestre. Los resultados fueron una predicción en cambios futuros de lluvia con sequías severas en los próximos 80 años.

A pesar de ello, los modelos climáticos existentes no están de acuerdo en si el Amazonas se volverá más húmedo o más seco. Esto en consecuencia dificulta que los responsables de la formulación de políticas predigan futuras sequías, evalúen riesgos de incendios forestales o planifiquen estrategas de mitigación y adaptación al cambio climático.

DEJA UNA RESPUESTA