Cómo repercutirá la pandemia en la industria automotriz  

Por Enrique Kogan – Syndicate Auto News Wire

Se piensa que hay dos principales razones por las que la gente no iría a los concesionarios. Una, que  se produciría una recesión, como la ocurrida en el 2009, y otra con esta pandemia que nos azota. El problema que las dos pudieran llegar juntas y al mismo tiempo.

Desde que COVID-19 comenzó a extenderse rápidamente por los Estados Unidos, las ventas de automóviles se han desacelerado considerablemente y han puesto en jaque a muchos fabricantes.

Se piensa que esta recesión automotriz causada por la pandemia, haga que el propietario promedio de un automóvil en Estados Unidos, que conserva su auto por unos 12 años, lo mantenga por unos años más, algo que sería devastador para la industria.

Hoy en día hay 278 millones de automóviles en las carreteras del país, y sus propietarios conservan sus vehículos por un promedio de 11.8 años, según cita la firma de investigación IHS Markit.

Pero la cifra que aterra a los fabricantes y es reveladora, es que la cantidad de automóviles que estará en la propiedad de sus propietarios aumentará a 16 años o más, aumentará llegando hacia el 2023.

A pesar de que las razones por las que las personas mantienen los autos por más tiempo, es porque duran más debido a una mejora en la calidad de los vehículos y que mucha gente ya está optando por trabajar desde sus casas, dejando el vehículo como un elemento para sus compras o paseos, y no para llegar y regresar del trabajo.

Pero el peor efecto que podría ser devastador para la industria, es que la compra de automóviles se derrumbe durante una recesión, o por una inusitada pandemia, como las que nos azota.

En 2007, se vendieron más de 16 millones de automóviles en Estados Unidos. Ese número se redujo a unos 10 millones durante la recesión del 2009, dejando a los consumidores con la única opción de mantener sus autos por más tiempo del que consideraban hacerlo.

Entre los 70 y 80, las automotrices americanas fabricaban autos que tenían una fiabilidad (si el propietario los cuidaba bien), de entre 3 y 5 años. Con la llegada de los modelos japoneses más fiables, el mercado empezó a cambiar y los consumidores se acostumbrado a poseer más tiempo sus autos, como se estila en otros países.

Una de las razones por la cual las personas extenderán la propiedad del automóvil es el período de tiempo para pagar los préstamos para automóviles. Esos préstamos se extienden regularmente a 84 meses, y los propietarios necesitan mantener estos autos siete años sólo para pagar la obligación, porque venderlos antes le resultaría en una pérdida.

Este nuevo período de tiempo que los consumidores mantienen sus automóviles afectará profundamente a las compañías automotrices, que ya están en problemas, por lo que éstas deberán sacar algún conejo de la galera, para hacer alguna magia y poder salir de su inventario.

Se espera que el período de tiempo que los consumidores mantienen sus automóviles ciertamente aumentará este año, hasta que esta pandemia que llama a una recesión, se detenga.

Mientras tanto los fabricantes deberán hacer malabares para colocar toda su producción, ya que éste será como el juego de las cinco sillas con 10 rondando en ellas, esperando la pitada para sentarse. Algunos se quedarán parados, y deberán claudicar.

 Y como pasó con Scion, Saturn, Pontiac, Hummer, Mercury, Plymouth y antes Suzuki, Isuzu, Oldsmobile, Daihatsu,  Yugo, algunas automotrices deberán hacer las maletas y salir por la puerta de atrás.

Comparte tu opinión.