Cómo serán las sociedades cuando la tecnología pueda pensar como un ser humano

• Expertos en humanidades y sociología se preguntan si la inteligencia artificial u otras tecnologías no podrían impactar negativamente a las sociedades

En la actualidad, el uso de nuevas tecnologías como inteligencia artificial (IA) o machine learning ya no resulta tan nuevo. Existen empresas e instituciones que ya hacen uso de esta tecnología, tanto que, según Servion Global Solutions, para 2025 se espera que el 95% de las interacciones con clientes sean por IA. Pero, ahora que se tienen, ¿cómo serán las sociedades del mundo con tecnologías que puedan pensar como un ser humano?

Recientemente, cada uno de los sectores económicos y de investigación están implementando tecnologías de IA para mejorar la productividad y automatizar procesos. La integración de IA ya está cambiando la forma de entender la medicina, la ingeniería, la construcción, la física y hasta el mundo del entretenimiento. Sin embargo, las humanidades y las artes, junto con otros expertos en el tema, se preguntan si la integración debe darse en todas las dimensiones del quehacer y el conocimiento humano.

¿Cómo impactará a las sociedades actuales?, ¿cuál es el camino por tomar y cómo afectará? son las preguntas que realizan investigadores como Sarah Newman, directora de arte y educación en el proyecto AI+Art del metaLAB(at)Harvard. Si bien el metaLAB de Harvard es una plataforma para recrear el arte y las humanidades con nuevas formas de comunicación e innovación tecnológica, también es hogar de proyectos que la cuestionan.

El poder criticar y entender las implicaciones sociales de los nuevos métodos resulta imperativo para estos profesionales. Desde cómo deben abordarse estos temas en cuestiones legales hasta su impacto en la vida pública, las preguntas continúan acumulándose. Si bien se trata de hacer más sencillas o cómodas ciertas tareas, los gobiernos deben estar conscientes de los cambios profundos que se avecinan, por ejemplo en información personal.

“Es casi una pregunta sociocultural y debemos reconocer que, con los problemas involucrados, es responsabilidad de todos pensarlo detenidamente”, declaró Jonathan Zittrain, director del Centro Berkman Klein y profesor George Bemis en la escuela de leyes de Harvard.

Otras problemáticas pueden ser añadidas: ¿quién se encuentra en uso de esta tecnología? ¿con qué uso? Actualmente, gran parte de la tecnología en IA es utilizada por empresas privadas cuyos datos no son compartidos. Compañías como Netflix o Amazon, quienes tienen la información con los gustos de miles de millones de usuarios en el mundo pueden representar un problema parecido a Cambridge Analytica y Facebook.

Debe agregarse una de las principales discusiones: ¿las máquinas reemplazarán a los humanos? Aunque gran parte de las empresas han mencionado, se trata de perder unos empleos para generar otros, no siempre se menciona que los nuevos empleos deben ser para expertos en software e ingeniería.

Antes de emocionarse por los avances, innovaciones o incluso, la probabilidad de tener máquinas y robots en las calles, los expertos inquieren si realmente serán para beneficio de todas las personas. La inteligencia artificial puede ser una oportunidad para todos los campos del saber humano, pero no una utilidad para ciertas poblaciones o sociedades.

Comparte tu opinión.