DeChambeau resiste el asedio de McIlroy y conquista el Abierto de EE.UU.

0
113
Bryson DeChambeau de EE.UU. sostiene su trofeo del Campeonato Abierto de EE.UU. EFE/EPA/ERIK S. MENOR

Redacción Deportes (EE.UU.), (EFE).- El estadounidense Bryson DeChambeau conquistó el Abierto de Estados Unidos de golf tras resistir el asedio del norirlandés Rory McIlroy, que acarició una enorme remontada en la última jornada.
DeChambeau partía con tres golpes de ventaja para la última ronda y llegó a ver a McIlroy por delante con dos impactos de margen, pero ambos aterrizaron empatados en el último hoyo y un par le bastó al estadounidense para superar el bogey de su rival en un épico y emocionante final.
Este es el segundo ‘major’ para DeChambeau (-6 en total, +1 el domingo) y también su segundo Abierto de EE.UU. tras el que ganó en 2020.
La amarga cruz del día fue para McIlroy (-5 acumulado, -1 el domingo), quien estuvo muy cerca de acabar con su década de sequía en los ‘major’ pero cuyos graves errores con el putt en los últimos hoyos le costaron carísimo.
El norirlandés, que tiene cuatro victorias en ‘grandes’ pero no levanta uno desde hace diez años, no pudo acabar con su maldición y ese frustrante desenlace evitó que sumara un nuevo título a su palmarés, en el que figuran un Abierto Británico de 2014, un Abierto de EE.UU. de 2011 y dos Campeonatos de la PGA de 2012 y 2014.
“¿Puedes creer esto?” ¡Oh Dios mío…!”, gritó un exultante DeChambeau tras llevarse la 124 edición del Abierto de EE.UU., que se celebró en el Pinehurst Resort & Country Club (Carolina del Norte, EE.UU.).
Ya con el trofeo en la mano, DeChambeau, que ahora compite en el controvertido LIV Golf, comenzó su discurso de victoria felicitando a todos los presentes el Día del Padre, que se celebra este domingo en EE.UU.
“Desafortunadamente, mi padre falleció hace dos años. Este título es para él”, afirmó.
Eléctrico cara a cara
Con un -7 acumulado tras un -3 el sábado, DeChambeau llegó a la última jornada con un colchón de tres golpes sobre un grupo de perseguidores con -4 en total: McIlroy (-1 en la tercera ronda), el francés Matthieu Pavon (-1) y el estadounidense Patrick Cantlay (par).
Pero las cosas empezaron pronto a torcerse para el estadounidense, incapaz de encontrar el camino al birdie en los nueve primeros hoyos y que además cometió un bogey en el cuarto.
En cambio, McIlroy apretó los dientes desde el inicio y en el hoyo 13 se colocó al frente del torneo rebasando a DeChambeau después de una racha sensacional con cinco birdies y un solo bogey.
McIlroy, el gran defensor del PGA Tour frente a la irrupción del LIV Golf, tenía todo de cara para ganar su primer ‘major’ después de 3.598 días pero los nervios y las imprecisiones pudieron con él, ya que encadenó varios errores garrafales con el putt y sufrió tres bogeys en los últimos cuatro hoyos.
También a DeChambeau le costó no dejarse llevar por la ansiedad en este eléctrico cara a cara, pero en el último hoyo firmó una genialidad para salir de un bunker (“el mejor golpe de mi vida”, aseguró después) y selló el triunfo mientras McIlroy solo podía ver desde una sala y por la televisión cómo se le escapaba otro ‘major’ como agua entre los dedos.
Entre los españoles, Sergio García fue el mejor de este Abierto de EE.UU. con un +1 en total (par el domingo) que le llevó a acabar en un muy meritorio puesto 12. Su compatriota David Puig no tuvo su día en la última ronda con un +8 para un +11 acumulado.
Además, el argentino Emiliano Grillo terminó con +8 en global (+3 en la última jornada) y el colombiano Nico Echavarría acabó con +10 en total (+1 el domingo).
Por último, el estadounidense Scottie Scheffler, número uno del mundo y gran favorito antes de arrancar este Abierto de EE.UU., cerró su pobre participación en este torneo, en el que sufrió muchísimo para pasar el corte, con un +8 en total (+2 el domingo).

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here