“El 75 % del pueblo desapareció” por el tornado

0
52
Fotografía que muestra viviendas destrozadas tras el paso de un tornado, en Dawson Springs, Kentucky (EE.UU.). EFE/ Alvaro Blanco

Dawson Springs (EE.UU.), (EFE).- El 75 % de Dawson Springs (Kentucky, EE.UU.) desapareció en apenas unos minutos. El tornado ha destruido casas, iglesias, fabricas y las esperanzas de cientos de residentes que desde el viernes viven una “pesadilla”, con muchas personas todavía sin localizar.
Después de dos días de limpieza, es todavía casi imposible no pisar maderas, tuberías, ropa, objetos personales y recuerdos cuando se anda por lo que queda de esta localidad.
Sheila Oliver, de 50 años, es una de las personas que vieron su vida salir volando en esta “pesadilla”, que la ha dejado sin casa, sin coche y con uno de sus dos perros gravemente herido.
“Las cifras de muertos que están dando no son reales, son muchos más”, asegura a Efe esta mujer, que todavía no ha tenido tiempo de ir a pedir ayuda a las autoridades federales, porque ha estado dedicada a buscar a sus vecinos desaparecidos.
El domingo dedicó buena parte del día a localizar a un niño de apenas dos años al que oía llorar bajo los escombros de un edificio y al que finalmente hallaron ya muerto.
MÁS DE UN CENTENAR DE DESAPARECIDOS EN KENTUCKY
La lista de desaparecidos sigue superando el centenar en Kentucky: La propia Oliver ha formado parte de ese listado y tuvo que avisar a las autoridades de que la quitaran, después de que algún vecino la incluyera al no saber de ella y ver el estado de su casa, de la que solo quedan los cimientos, escombros y dos candelabros dorados.
Otros se han ido para siempre, como Ernie, un vecino de Dawson Springs cuyo cadáver fue encontrado en tan mal estado, con el rostro desfigurado, que fue reconocido por su hija gracias a un tatuaje.
De la noche del viernes, Oliver solo recuerda el silencio atronador que quedó tras el paso del tornado.
Todo lo contrario que otra vecina: Lori Mullins no olvida los lloros y los gritos de ayuda cuando logró salir de casa, y el panorama fantasmagórico a su alrededor: “Era horrible”, rememora en declaraciones a Efe.
Mullins saltó de la cama al oír las sirenas de alerta y se protegió en un pasillo, lejos de las ventanas, bajo un gran cojín de su sofá. Rezaba con un amigo con el que hablaba por teléfono mientras sentía temblar la casa y escuchaba cómo se rompían los cristales.
NINGÚN TORNADO COMO EL DEL VIERNES
Aunque ha sobrevivido ya a varios tornados, dice que ninguno ha sido como el que vivió el pasado viernes, que solo en Kentucky ha matado a al menos 74 personas, según el último recuento de las autoridades.
Otra persona con suerte fue Chris Hill, a quien el tornado le pilló en la carretera. Cuando llegó a su vivienda descubrió que era una de las pocas que se mantenían en pie en su calle, conformada por casas de madera de una sola planta.
Su edificio se salvó por poco, como explica su compañero, Joseph, quien explica a Efe que la casa subía y bajaba, casi sin sujeción a los cimientos y que estuvo a punto de salir volando.
Finalmente la vivienda se posó en el suelo, no sin antes recibir el impacto de la estructura de otra casa que destrozó el porche frontal.
LA MITAD DEL PUEBLO CONVERTIDA EN “SINTECHO”
“Hemos tenido suerte. Más del 50 % de la gente del pueblo son ahora ‘sintecho”, dijo Joseph.
Oliver, que reside a escasos metros de su casa, es una de esas personas que se han quedado en la calle, no sabe qué va a hacer, ni qué va a ser de su vida.
“No puedes escapar del tornado”, lamenta, desesperanzada.
Al menos está viva, algo que sabe que muchos no podrán decir. “Si no los mató el tornado, murieron por hipotermia”, comenta Oliver, en alusión a las víctimas de las temperaturas bajo cero que se han experimentado desde el paso del tornado en este pequeño pueblo, que nunca había sufrido un fenómeno meteorológico extremo como este.
El del viernes será recordado durante décadas.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here