El fin de DACA representaría la ruina para miles, incluido un millonario de Texas

0
156
Fotografía personal cedida donde aparece el inmigrante peruano Diego Corzo que a sus 33 años es dueño de 20 propiedades en Texas y Florida y hace parte de un equipo de bienes raíces que vende más de 100 millones de dólares al año hablando en una charla en Los Ángeles (EE. UU). EFE/Álbum Diego Corzo /

Los Ángeles, (EFE).- El peruano Diego Corzo ha logrado convertirse en un millonario empresario de bienes raíces en EE.UU., pero su sueño americano, al igual que el de cientos de miles de jóvenes inmigrantes, se puede derrumbar si el programa de Acción Diferida para los Llegados en la Infancia (DACA) que lo ampara llega a su fin.
“Vivo con temor de que el programa se termine”, dijo a EFE Corzo, quien cree que ese miedo le impide crecer y expandir su potencial como inversionista y emprendedor.
A sus 33 años, el inmigrante, nacido en Lima (Perú) y dueño de 20 propiedades en Texas y Florida, hace parte de un equipo de bienes raíces que vende más de 100 millones de dólares al año.
Se convirtió en millonario antes de los 30, una hazaña que ha sido destacada por la revista Forbes. Además es un mentor que guía jóvenes a encontrar la libertad financiera.
Pero, a pesar de todos estos logros, Corzo dice sentirse atrapado en un sueño que se podría desvanecer. “Es contradictorio que después de que nos educamos, trabajamos y hemos aportado tanto a este país todavía se considere terminar con el programa”, sostiene.
El programa DACA, que cumple esta semana doce años de haber sido implantado por el Gobierno de Barack Obama (2009-2017) y actualmente protege a unos 530.000 inmigrantes, enfrenta una batalla legal entablada por estados republicanos que argumentan que el amparo es ilegal.

Entre el temor y la esperanza
El caso se encuentra en el Quinto Circuito de Apelaciones, después que el Gobierno del presidente Joe Biden y organizaciones proinmigrantes buscaran revertir el fallo de un juez federal que en 2023 se puso del lado de los demandantes, aunque mantuvo el amparo mientras el caso se discutía en las cortes superiores.
A esto se suma la posibilidad de que el expresidente Donald Trump regrese al poder y quiera terminarlo, como lo hizo en 2017.
El fin del programa representaría un golpe económico para el país, advirtió un estudio revelado este miércoles por Coalition for The American Dream.
El informe titulado ‘Forfeitting the Trillion-Dollar Dream”’ asegura que EE.UU. enfrentaría 648.000 millones de dólares en pérdidas económicas si el beneficio se termina.
La fuerza laboral de EE.UU. podría perder unos 440.000 trabajadores beneficiarios de DACA. También afectaría a al menos 168.000 personas empleadas en empresas cuyos dueños son beneficiarios de DACA. Entre ellos varios que dependen de los negocios de Corzo.
Al menos 30.000 millones de dólares en ingresos comerciales de empresas propiedad de DACA podrían desaparecer, y los gobiernos estatales y locales se exponen a no tener en sus arcas hasta 150.000 millones en ingresos futuros.
Para Corzo es “irónico” que Texas, el estado donde vive, paga impuestos y ayuda a la economía sea el que encabeza la demanda contra inmigrantes como él.
También se perderían unos 8.000 millones en costos de capacitación empresarial y reclutamiento usados para emplear a “soñadores”, como se conoce a los favorecidos por el programa.
Se estima que casi un millón de familiares de los beneficiados por DACA que son ciudadanos estadounidenses, incluidos 90.000 cónyuges y 300.000 hijos, enfrentarían una posible separación.
Si es obligado a regresar a Perú, Corzo tendría que dejar atrás a sus padres y su hermano menor con los que llegó a Estados Unidos hace 23 años.
El gobierno federal podría gastar hasta 10.000 millones en costos durante las próximas tres décadas para apoyar a 120.000 niños ciudadanos estadounidenses que caerían en la pobreza.
Al menos 63.000 millones de dólares en inversiones pasadas para la educación primaria y secundaria “podrían ser en vano”, destaca el informe.
A esta pérdida económica, Corzo le agrega el dinero que el país está perdiendo al no permitir que más jóvenes indocumentados que califican para DACA no puedan acceder al beneficio.
“En vez de invertir fondos en batallas legales nos deberían dar un camino a la residencia permanente y favorecerse de todo el potencial que tenemos como emprendedores y trabajadores. Déjenos ayudar a que este país siga siendo una gran economía”, puntualizó.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here