El partido del “No”

Para La Red Hispana

¿Qué partido político expulsaría, en un voto secreto, a uno de sus líderes legislativos por decir la verdad?

¿Qué partido político exaltaría como su líder moral a una persona que alentó una irrupción violenta en el Congreso de su país para revertir el resultado de una elección legítima?

¿Qué partido político rechazaría una iniciativa de ley para permitir que los votantes que hacen fila durante horas bajo un sol ardiente reciban agua o un refrigerio?

¿Qué partido político bloquearía una iniciativa de ley para expandir reducir la influencia del dinero en la política y crear nuevas reglas éticas para los funcionarios públicos?

¿Qué partido político alienta la democracia en el resto del mundo, pero promueve más de 360 iniciativas estatales de ley en su propio país para restringir los derechos de sus votantes?

¿Qué partido político rechazaría un plan de infraestructura para crear millones de empleos y acelerar la recuperación económica después de la pandemia?

¿Qué partido político cree que ofrecer generosos cheques de alivio económico para las personas afectadas en su salud y su bolsillo por el COVID-19 es en gran medida un dispendio de dinero público?

¿Qué partido político buscaría descarrilar las iniciativas de ley para evitar muertes innecesarias por armas de fuego?

¿Qué partido político se opondría a ofrecer certidumbre a millones de inmigrantes que han arriesgado su vida durante la pandemia?

¿Qué partido se quedaría callado ante una política pública para separar a menores de edad de sus madres migrantes solicitando refugio en la frontera?

Un partido político con esas características y con tales posicionamientos políticos que muestran una falta de humanismo, sensibilidad y visión de futuro, sería tildado como un chiste de organización política en cualquier país del mundo.

Cualquiera podría pensar que ese tipo de partido político carecería de posibilidades reales de gobernar a un país multirracial, multiétnico y multicultural, toda vez que muchos de sus puntos de vista están fuera de sincronía con la opinión general de la población.

Porque en el país imaginario de ese partido político la mayoría de la población sí apoya los derechos de los votantes, la necesidad de una generosa reforma migratoria para millones de familia, el apoyo económico a los más vulnerables por la pandemia y nuevas regulaciones sobre armas de fuego.

Y probablemente quienes piensen que ese partido no tiene futuro político de largo plazo, tengan toda la razón.