El plan de Biden en comercio pasa por recuperar la confianza de países amigos

El presidente de los Estados Unidos, Joe Biden. EFE/EPA/Pete Marovich / Archivo

Washington, (EFE News).- La Oficina del Representante Comercial (USTR, en sus siglas en inglés) entregó este lunes al Congreso el plan para 2021 del presidente Joe Biden, que tiene como objetivo ayudar al país a recuperarse de la pandemia de la covid-19, mediante la generación de confianza de los aliados y la construcción de una base industrial más sólida.
“La agenda creará millones de empleos bien remunerados y apoyará a las familias trabajadoras de Estados Unidos al abordar cuatro desafíos nacionales: construir una base industrial y de innovación más sólida; la construcción de infraestructura sostenible y un futuro de energía limpia; construir una economía solidaria más fuerte; y promover la equidad racial en todos los ámbitos”, remarcó la USTR en un comunicado.
Según la oficina comercial, Biden pretende conseguir estas metas a través de “un sistema de comercio internacional justo que promueva el crecimiento económico inclusivo y refleje los valores universales de Estados Unidos”.
“Debemos restaurar la asociación con amigos, aliados y socios comerciales de ideas afines para establecer reglas globales de alto nivel y gobernar la economía digital en línea con nuestros valores democráticos compartidos”, señaló la USTR en su plan enviado a los legisladores estadounidenses.
En ese sentido, los expertos comerciales de Biden destacaron que es importante que la política comercial “debe respetar la dignidad del trabajo y valorar a los estadounidenses como trabajadores y asalariados, no solo como consumidores”.
“La agenda comercial del presidente restaurará a EE.UU. en su liderazgo mundial luchando contra las condiciones laborales forzadas y de explotación, la corrupción y la discriminación contra las mujeres y las minorías en todo el mundo”, agregaron.
Además, la USTR subrayó el “compromiso bilateral y multilateral” de la Administración de Biden para generar consenso en torno a políticas comerciales que aborden la crisis climática, impulsen las cadenas de suministro de energía renovable sostenible, nivelen el campo de juego, desalienten el arbitraje regulatorio y fomenten la innovación y la creatividad.
Esta postura está alejada de la del anterior presidente, Donald Trump (2017-2021), quien optó por desentenderse de las organizaciones multilaterales y cargar contra ellas en numerosas ocasiones durante su mandato por “corruptas” e “ineficientes”.
Trump también impuso aranceles multimillonarios a varios países o regiones históricamente considerados aliados de EE.UU., como la Unión Europea (UE), México o Canadá, entre otros.
Respecto a China, el equipo de Biden se comprometió a abordar “las prácticas comerciales económicas coercitivas e injustas de China mediante una estrategia integral”.
“La Administración de Biden reconoce que China realiza prácticas comerciales coercitivas e injustas que dañan a los trabajadores estadounidenses, amenazan nuestra tecnología, debilitan la capacidad de recuperación de nuestra cadena de suministro y socavan nuestros intereses nacionales”, apuntaron.