El poderoso cohete de la misión Artemis I rueda hacia su prueba definitiva

0
81
Fotografía cedida por la NASA donde se aprecia el cohete del Sistema de Lanzamiento Espacial (SLS), que lleva la nave espacial Orion en la punta, mientras es sacado este jueves encima de un vehículo "oruga" desde el edificio de ensamblaje de vehículos hacia el Complejo de Lanzamiento 39B en el Centro Espacial Kennedy en Cabo Cañaveral, Florida (Estados Unidos). EFE/ NASA / SOLO USO EDITORIAL/ SOLO DISPONIBLE PARA ILUSTRAR LA NOTICIA QUE ACOMPAÑA (CRÉDITO OBLIGATORIO)

Miami, (EFE).- El enorme cohete de la primera misión del programa Artemis de la NASA, cuyo objetivo es preparar el regreso de astronautas estadounidenses a la Luna, salió el jueves de su hangar y se dirige sobre un vehículo “oruga” hacia una plataforma de lanzamiento en Cabo Cañaveral, Florida, para realizar un ensayo general antes de su lanzamiento.
Para este ensayo, que pudiera durar hasta 12 horas y consta de varias comprobaciones, la NASA traslada el cohete del Sistema de Lanzamiento Espacial (SLS), con la nave Orion en la punta, desde el centro de ensamblaje a la plataforma de lanzamiento 39B en el Centro Espacial Kennedy, a más de 350 kilómetros al norte de Miami.
La ceremonia de salida del hangar se retrasó casi una hora más de lo previsto y comenzó cerca de las 18.00 hora local (23.00 GMT) con la actuación de la banda de música de la Universidad de Florida Central (UCF) de fondo.
También contó con la presencia de miles de espectadores de varios lugares del mundo, según detalló la presentadora y periodista Megan Cruz.
Esta es una operación “suave y cuidadosa. Este es un momento histórico”, dijo Cruz.
“¡Estamos rodando! El espectáculo ha comenzado”, añadió.
A partir de ese momento, un vehículo “oruga” de transporte con el inmenso cohete y la nave encima comenzó a recorrer por una vía de cantos rodados las 4,2 millas (6,7 kilómetros) que separan el hangar de la plataforma a una velocidad de una milla (1,6 km) por hora.
Al cabo de unos 15 minutos, el cohete ya se encontraba fuera del hangar, un edificio gris sin ventanas en cuya fachada principal se observaba la bandera estadounidense y el logotipo de la NASA.
El desplazamiento en total podría durar unas seis horas, según la NASA.
Janet Petro, directora del Centro Espacial Kennedy de la NASA, celebró que el programa Artemis pueda permitir el tan esperado regreso a la Luna.
La última misión en la que astronautas de la NASA pisaron la Luna fue la Apolo 17, que se llevó a cabo entre el 7 y el 19 de diciembre de 1972.
Por su parte, el administrador de la NASA, Bill Nelson, destacó que el objetivo es que Artemis lleve a la Luna a la primera mujer y a la primera persona de color.
ORION HARÁ HISTORIA EN SU “AVENTURA”
“Orion hará su historia aventurándose más lejos que cualquier otra nave espacial construida para humanos”, dijo Nelson, y se refirió a cohete propulsor como “el más poderoso del mundo”.
Juntos, el SLS y la Orion miden 322 pies (101,2 metros), más que la Estatua de la Libertad, y pesan 5,75 millones de libras (más de 2,6 toneladas), lo que hace difícil su desplazamiento.
Ambos fueron ensamblados en el Centro Espacial Kennedy en un proceso complejo que terminó el 21 de octubre pasado.
La parte central del cohete SLS, de 212 pies (64,6 metros) de alto y un diámetro de 27,6 pies (8,4 metros), fue construida por Boeing, empresa que también creó el sistema de control del cohete durante el vuelo.
En esa parte principal se almacenan 730.000 galones (2,7 millones de litros) de hidrógeno líquido súper enfriado y oxígeno líquido que alimentan los cuatro motores RS-25 de los que está dotado el cohete.
Según un documento de la NASA, SLS tiene la fuerza suficiente para ayudar a la nave Orion a alcanzar la velocidad de 24.500 millas por hora (39.400 kilómetros/hora) necesaria para llegar a la Luna.
Orion fue construida por Lockheed Martin para llevar a los astronautas “más lejos que nunca” y traerlos de nuevo a la Tierra de manera segura.
El ensayo general demostrará la capacidad del equipo para cargar más de 730.000 galones ((2,7 millones de litros) de “propulsores criogénicos o súper fríos” en el cohete ya en la plataforma de lanzamiento.
También, se realizará cada fase de la cuenta regresiva del lanzamiento y se drenarán los propulsores para comprobar cómo se mantiene de pie el cohete de manera segura durante un lanzamiento.
La prueba será la culminación de meses de ensamblaje y pruebas para SLS y Orion, así como los preparativos por parte de los equipos de ingeniería y control de lanzamiento, y sentará las bases para el primer lanzamiento de Artemis.
La misión no tripulada Artemis I será la primera prueba de vuelo integrado de los sistemas de exploración del espacio profundo Artemis y abrirá la puerta a una serie de misiones cada vez más complejas, de las cuales la tercera, que no será antes de 2025, será en la que los astronautas pongan pie en la Luna.
La fecha de lanzamiento oficial de Artemis I se establecerá después del ensayo general con circulación de combustible de hoy.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here